miércoles, 18 de febrero de 2009

PELÍCULAS DE CULTO: NADIE PUEDE VENCERME

Bill "Stoker" Thompson, un boxeador de poca monta, insiste en pleno ring que aún puede ganar, a la vez que su mujer le suplica que se rinda. Poco después descubrirá con gran desencanto, que su representante ha preparado la pelea para que él pierda y decide rebelarse.
Nadie puede vencerme (1949), es sin duda uno de los mejores dramas el boxeo enmarcado en un ambiente de cine negro. Dirigido por el gran Robert Wise (West Side Story) y genialmente interpretado por Robert Ryan (Grupo Salvaje) como boxeador engañado, es una película en la que toda la acción pasa en una noche a tiempo real. El ritmo y tono son de puro "thriller", con escenas emocionantes y angustiosas que finalizarán con un un amargo y contundente final. El blanco y negro del operador Milton Krasner, refuerza la tensión en las caras a contraluz de los protagonistas y retrata con mucha precisión, los bajos fondos de cualquier ciudad donde cada uno hace lo posible para subsistir. Porque, en el fondo esta película nos habla de la supervivencia.
UN CLASICO

1 comentario:

Txubel dijo...

No la he visto, tiene buena pinta.

Saludos.