lunes, 2 de febrero de 2009

PELÍCULAS DE CULTO: SEVEN

El teniente Somerset (Morgan Freeman), del departamento de homicidios, está a punto de jubilarse y ser reemplazado por el ambicioso y brillante detective David Mills (Brad Pitt). Ambos tendrán que colaborar en la resolución de una serie de asesinatos cometidos por un psicópata que toma como base la relación de los siete pecados capitales: gula, pereza, soberbia, avaricia, envidia, lujuria e ira. Los cuerpos de las víctimas, sobre los que el asesino se ensaña de manera impúdica, se convertirán para los policías en un enigma que les obligará a viajar al horror y la barbarie más absoluta.
Seven(1995), fué la segunda película de David Fincher, en la que demostró que era un director diferente, sobretodo, visualmente. En manos de otro director seria una película más, pero en sus manos, estamos ante una de las mejores películas de los 90. Oscura, inteligente y ambiciosa, Seven abrió los ojos al público y digamos que reinventó el "thriller".
Uno de los aciertos de Seven, aparte del guión y dirección, es el elenco actoral. Magnifico duo interpretativo entre Morgan Freeman y Brad Pitt (con esta película empezó a demostrar su versatilidad como actor) y impresionante Kevin Spacey en sus 15 minutos de film, comiendose en pantalla a todo cristo, incluidos los dos protagonistas, con su grán personaje.
Hay qe decir, que no estamos ante la mítica peli de asesinos en serie. Creo que Fincher escarva en la sociedad y la refleja en los ojos y actos de un asesino, que dice trabajar en nombre de dios. Es uno de los films más magnificos que se hayan realizado, sobretodo con su inesperado y fabuloso final, donde todo coge forma y en la que Fincher da en la diana; logrando que la película sea intensa, amena, brutal y en la que acabemos haciendonos preguntas sobre el mundo en el que nos ha tocado vivir, tan bonito como cruel.

1 comentario:

Txubel dijo...

Me gusto mucho esta peli.