lunes, 1 de junio de 2009

NEIL YOUNG ES MUY YOUNG (sobretodo de espiritu)

Ayer, 31 de Mayo, tuvimos un encuentro con dios. Pero no con ese dios que se le aparece a todo el mundo, ese que dicen que tiene barba y chilaba, no, un dios de carne y hueso, de 64 años, un dios a la voz y a la guitarra. Una leyenda de la música, un enviado del mas allá que nos dio una lección de poderío y entrega. Señoras y señores, con todos ustedes NEIL YOUNG!!!! uuuuuuuuuuu.
Y apareció en el momento idóneo, donde servidor se estaba poniendo de mala ostia. Y básicamente por tres razones:
1- La hijaputa de la organización, que me arrancó la mitad de la entrada. Con cortar una esquinita hubiera bastado.
2- El grupo telonero. Un músico como Neil Young merecía algo mas acorde con su nivel. Es una opinión personal.
3- El alto coste de la bebida y comida. Estamos en crisis, pero se están sobrando, y mucho. Exagerado como se aprovechan de los fanaticos/as.
Podría poner un cuarto punto, que sería la derrota de la Real, pero no quiero engañar a nadie, eso se veía venir. Las caras de decepción de la gente cambiaron después de presenciar esta fiesta musical.

Hacia las 22 horas dio comienzo el recital. Neil Young hacía acto de presencia, y decir que la primera parte del show se basó en temas muy rockeros. Me impactó mucho la habilidad que posee el canadiense con las 6 cuerdas. Las guitarras ardian en sus dedos. Se ganó al público (muchísima gente en el velodromo) desde la primera nota hasta la última.
No habló mucho, y la verdad que no hizo falta, ya se encargo su música de hablar por el. Pocos parones, un set-list muy inteligente y sus seguidores entregados a su sermón. Después de su inicio cañero, tocó unas cuantas lentas, con su mítica armónica (donde brilló Heart of Gold). Unas canciones que emocionaron al personal.
Con Down by the river, la motivación era absoluta (personamente la canción que mejor sonó) y la traca final fue de órdago. Aquello fue impresionante. La entrega del señor Young no se puede describir. Sus solos, sus movimientos cual chaval de 20 años, estuvo muy motivado y lo mas importante, contagió ese animo a toda la gente (los clásicos ayudaron mucho).
Rockin in the free World fue coreada por todos. Cuando acabo la canción, el grupo abandono el escenario. Ovación de gala y a los pocos minutos volvieron a aparecer. Like a Hurricane fue el colofón a una gran fiesta musical. Visto lo de ayer, Neil Young se conserva muy Young, y todavía tiene cuerda para rato. Quien esperara un concierto acústico, se equivocó de lleno.
Lo dicho, una maravilla. Viejo sí, pero grande también.

P.D1: En el tema Rockin in the free world, uno que yo me se, estuvo apunto de llorar, esas lágrimas le delataron.
P.D2: El domingo a ver a otros Young (Angus y Malcom de ACDC). La cosa va de jóvenes.

2 comentarios:

Txubel dijo...

Muy grande, me emocione mucho, sobre todo con cuatro canciones míticas que conocía; y si, tengo que confesar que con el tema Rockin in the free world me salio la lagrimilla.
Se te ha olvidado comentar que después de Heart of Gold tocó Old Man, otra mítica. La verdad que no controlo mucho de Neil Young, es que tiene un repertorio muy grande, pero solo verle tocar Rockin in the free world merecía la pena pagar 64 euros. Like a Hurricane… bua bua, grandeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!!!!!!!!!!!

Saludos.

Lasa dijo...

Seguro que fue un gran concierto, mejor que el que vi de la Real. Lo que hubiera dau por ver Cortez the Killer, Like a Hurricane y sobretodo Rocking in the free world. Pero soy estudiante, y no se puede :(

PD: igual veo a Muse y/o Rise Against en Dinamarca...ya se verá.