jueves, 4 de junio de 2009

Y EL KURSAAL SE ARRODILLÓ ANTE WILCO

Noche mágica la que vivimos los asistentes al Auditorio Kursaal. Ayer era noticia por el concierto de la banda de Chicago, Wilco.
Una vez dentro del Kursaal, pudimos ver que había poco merchandising (visto la discografía del grupo, aunque había alguna perla que no conocía). Había mucha gente, todos nos colocábamos en nuestros sitios, y decir que el recinto se lleno hasta los topes, unas 1800 localidades, no entraba un alfiler.
Puntuales, muy puntuales, salieron los 6 integrantes del grupo, saludaron con la mano y de inmediato comenzó la demostración. El primer tema fue "You are my face", bonito inicio que siguió con canciones muy cañeras, desde el principio vimos a unos Wilco muy entregados y rockeros (con las guitarras distorsionando a tope). Comentar las pintas y actitud punk de su guitarra Neils Cline (todo un showman).
A pesar de que la banda es increíblemente maravillosa, el líder Jeff Tweedy destaca sobre los demás. Principalmente por esa gran voz, carisma y simpatía (los asistentes ayer lo pudimos comprobar). Aunque olvidarnos de los demás sería injusto. Todo funciona como un reloj, la banda está mas compacta que nunca, quizá es la mejor formación que ha tenido el grupo estadounidense.
El sonido estuvo constantemente interpretado por dos teclados dos guitarras o tres guitarras un teclado, según la canción. Muzzle, I'm trying to break my heart, A shot in the arm, Handshake Drugs,....sonaron brutales. Ya tenían al público en el bolsillo.
También tuvimos momentos muy tranquilos y emocionantes gracias a temones como Jesus etc. y Impossible Germany (momentazo con los tres guitarristas dándolo todo, sobretodo Neils Cline). Lágrimas en mi cara. Ovación de gala. En contadas ocasiones Tweedy se acercaba al micro con su sonrisa sarcástica para preguntarnos como estábamos y si queríamos mas. ¿En serio hacía falta decirlo?
Caña, caña, caña. I'll fight, The late Greats, Hummingbird (Tweedy haciendo poses). Decir que el grupo sonó mejor que en disco. No se puede expresar con palabras la grandeza de lo visto ayer. Salieron del escenario un par de veces. Los aplausos eran unánimes. Volvieron a entrar.
La traca final autentica. Spyders, Hate it here, You never Know, I'm a wheel,........... El grupo dándolo todo y demostrando porque es uno de los mejores grupos de la actualidad. Fue muy emocionante cuando la gente de las primeras filas se fueron levantando, para acabar todo el recinto rendidos a su música. Todos de pie, aplaudiendo, gozando, rockeando, flipando con sus aptitudes musicales, de lo mejor que he visto (y eso es decir mucho, teniendo en cuenta los grandes grupos que he podido degustar).
Después de dos horas a toda ostia, el grupo se despidió y encendieron las luces del local. Esto se había acabado. Durante unos largos minutos todo el recinto era ovación, emoción, aplausos y felicidad. Mucha felicidad. No creo que nadie quedara defraudado.
Comentarios, merchandising y vuelta a casa. Después de lo de ayer, seguro que tarda en borrarseme la sonrisa.


Video que un espontaneo grabó ayer, en el se puede apreciar el recital del grupo, e este caso del batería Glen Kotche

No hay comentarios: