domingo, 8 de noviembre de 2009

THE GHOST OF A THOUSAND se cagó en todos

Ayer tocaba desplazarse a Bilbo, en esta ocasión para degustar un menú hardcore en toda regla. Anti-Flag, Alexisonfire, Four Year Strong y The Ghost of a Thousand eran las bandas que tendríamos oportunidad de ver.

A las 20:30 empezó el primer grupo, The Ghost of a Thousand. No tengo palabras para describir semejante espectáculo. Liderados por un hiperactivo Tom Lacey, los ingleses dieron una demostración de como ejecutar un directo. Con solo 30 minutos dejaron claro que son unos animales escénicos. Parecía que les habían metido guindillas por el culo. Sin un instante para descansar, Lacey se erigió como protagonista, sobretodo en los momentos que se lanzó al público, o cuando lo levantaron a hombros, mientras gritaba sin cesar. Presentaban su nuevo disco, "New Hopes, New Demonstrations". La poca gente que había disfruto de lo lindo, no es para menos, fueron lo mejor de la noche.

Al acabar el show, merchandising, donde estaba nuestro amigo Tom, el cual amablemente, dejó su rubrica en los discos.

Four Year Strong era el segundo grupo, pero tratandose de un grupo que no nos terminaba de gustar, aprovechamos para cenar, que había mucha hambre.

Cuando volvimos al Antzoki, ya estaba dispuesto a salir el tercer grupo, los canadienses Alexisonfire. Mucha mas gente en el recinto. Se notaba que era uno de los grupos mas esperados del evento. Salieron motivadísimos, y se ganaron al público al instante. Presentaban el nuevo disco "Old Crows/Old Cardinals". Los gritos de un emocionado George Pettit se mezclaban con las dulces melodías de Dallas Green (vaya voz tiene el cabrón).

El resultado, un concierto muy ameno, con un final un poco accidentado. La banda pidió al público que subiera al escenario, y subió demasiada gente, con cabreo de los guitarristas incluido. Hubiera sido un concierto grande, de no ser por el sonido, que en mi opinión no fue el merecido y empañó el show.

Los últimos en salir, los mas esperados (para la gran mayoría al parecer, aunque yo los odio), Anti-Flag. El cuarteto estadounidense lo dio todo, eso esta claro, pero me parecieron demasiado pesados con sus rollos políticos y sus charlas interminables. La gente se volvió loca con su directo, los cuales gozaban con su propuesta, en mi opinión bastante popera. Para la anécdota, comentar el parecido del cantante/guitarra con Alvaro de Pignoise (si no me crees, mira la foto) y la versión de The Clash (la mejor canción).

Unos conciertos que se hicieron muy cortos. Acabó a la 1 de la mañana, donde quedo claro que The Ghost of a Thousand se cagó en todos. Atención a este grupo, que va a dar mucho que hablar. No digas que no te avise.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

komo vives primo,envidia sana!
no me suena ningun grupo.....
sera la edad.

Imanol dijo...

Por lo que escribes, el concierto que dieron en Praga fue casi casi identico :P
Eso si, me quedo con Anti-Flag!

tellychavalas dijo...

Buah, nik the ghost of a thousand nahi nitun ikusi baino bestek ez zaizkianez gustatzen ba enintzan jun. Rollo The Bronx guapo daukate hijoputak, cd-a jaitsi barkoet. Guapa cronica!

Alain, y le dijo...

DIOS como molan THE GHOST OF A THOUSAND!!!!!

con la cara de panoli que tiene es el PUTO AMO!!!

PUTO AMO