jueves, 1 de julio de 2010

PELICULAS DE CULTO: SENDEROS DE GLORIA

A salvo en su pintoresco castillo en la retaguardia, el general francés Staff da una orden directa al coronel Dax (Kirk Douglas): tomar Ant Hill (La Colina de las Hormigas) a toda costa. Una misión suicida estrepitosa condenada al fracaso. Para cubrir su error garrafal, los generales ordenan el arresto de tres soldados inocentes, acusándolos de cobardía y amotinamiento.

Dax, un abogado en la vida civil, decide defenderlos, pero pronto se da cuenta de que, a menos que pueda probar que a quien se debe culpar es a los generales, sólo un milagro podrá salvar a sus clientes del pelotón de fusilamiento.


Senderos de Gloria (1957), está dirigida por el genial Stanley Kubrick (uno de los mejores directores de cine de toda la puta historia, que cuenta con una filmografía perfecta), que contó con la ayuda de Calder Willingham y Jim Thomson en el guión.

Durante 84 minutos, Kubrick nos sumerge en esta historia sobre el absurdo de la guerra como eje central, en el que podemos observar que es uno de los muchos temas sobre el que nos habla en este film. Nos habla de las diferencias de clase (los generales descansan tranquilos en sus aposentos y comen caviar; y los soldados se juegan la vida por caprichos de los primeros), de la indiferencia humana, honor, derechos del ser humano, amistad,.........incluso he percibido una pequeña crítica a la iglesia y a la fe.

Además de todo eso, cuenta con un final memorable, uno de esos finales que te hacen pensar en lo cruel y a la vez lo preciosa que es la vida. Es el momento mas emotivo de Kubrick en toda su filmografía.

Gran parte de que Senderos de Gloria sea una obra maestra, la tiene su gran elenco actoral, capitaneado por el fabuloso Kirk Douglas (para mi uno de los mejores actores de la historia, por no decir el mejor), como ese general que defiende a sus hombres por encima de todo, un hombre de honor. También destacaría la labor de Adolphe Menjou y George Macready con sus papeles de villanos, los dos lo bordan. También aparecen nombres como Ralph Meeker o Timothy Carell.

Lo dicho, esta película es una gozada, una obra que perdurará por los siglos de los siglos, amen.

1 comentario:

Txubel dijo...

Buena peli.