lunes, 13 de septiembre de 2010

MY GENERATION???

Dejemoslo claro. Limp Bizkit nunca ha sido un grupo que haya llamado realmente mi atención. Reconozco su importancia en ese movimiento al cual llamaron "new-metal", incluso tengo claro que poseen temazos como parar un tren, y que fueron uno de los grupos que mas sonaron a finales de 90 (en parte a la MTV), pero nunca me he sentido muy influenciado por su mezcla de hip-hop y metal. Las gilipolleces de su líder, Fred Dust, tampoco han ayudado. Pero dejando todo esto de lado quedaba comprobar lo mas importante, su directo. Además con la vuelta del guitarrista Wes Borland (el mejor de la banda), tenía interés en comprobar el estado actual de esta banda, que tanto dinero amasó y amasará. Después de esta introducción empecemos con la crónica.

Después de muchas vueltas y problemas, al final pudimos conseguir las entradas para Limp Bizkit, puesto que supuestamente se habían acabado. Un contacto en Bilbo nos proporcionó las ansiadas entradas. Hasta 11 personas nos juntamos para este evento, el cual estuvo lleno de armonía y buen humor.

Llegamos tarde a Bilbo, lo cual nos obligó a comer en un Kebab, que estuvo acompañado por una película que me dejó roto por sus enormes gazapos, American Ninja, un film que obtuvo la ovación de los asistentes en el Kebab. Después de esta anécdota, dimos una vuelta por Bilbo, en la cual vimos un par de tiendas de interés. Según se acercaba la hora de los conciertos, cogimos el metro y a la Sala Santana, una sala que queda apartada de la sociedad, la cual suele ser una discoteca, pero en la que se hacen un montón de conciertos de diferentes estilos.

Pues bien, después de unas muy amenas charlas, nos metimos en la Sala, y comprobamos que estaba a tope, y eso que estaba el grupo telonero todavía. TheBlackout, un grupo al que algunas revistas lo ensalzan de forma desmesurada, no me dijo absolutamente nada. Este quinteto con dos vocalistas (uno canta y el otro grita y se parece a Guti) tienen la labor de animar al respetable, y la verdad es que lo consiguieron, aunque me da que mas bien la gente estaba haciendo tiempo para Limp Bizkit. Lo mas subrayable de su show, fue la versión de un tema de Beastie Boys.

Después de los teloneros, la gente empezó a agolparse a las primera filas como auténticos enfermos. Nosotros nos pusimos a la izquierda de la mesa de sonido, y todavía en esos puestos tuvimos que soportar avalanchas, empujones, codazos, pisotones y gordos sudorosos. Aun así nos mantuvimos firmes.

A las 22 y poco se apagaron las luces y los gritos ensordecedores de la gente me taladraron el tímpano. El quinteto hizo acto de presencia con un Fred Dust tan chulo y provocador como siempre. Desde la primera canción caña. Sonaron grandes clásicos. Rollin fue la primera, la que acompañó una autentica batalla campal entre el personal, se veía que había ganas de Bizkit. Su set list fue mayormente de su gran éxito "Chocolate starfish......", el cual sonaron casi todas. Su directo fue bueno, aunque les noté un poco viejos. Fred Dust apenas se movía y la verdad que hubo mucho parón y charla entre canción y canción. Están bastante mayores en mi opinión. Pero viendo la respuesta de la gente en temas como el citado rollin, my generation, my way, rollin, behind blue eyes (recuerdo que es una version de The Who) y el tema Take a look around, el cual sirvió de cierre, se da uno cuenta de la importancia que han tenido musicalmente para varias generaciones.

3 descansos, charlas varias, intros de canciones de George Michael o Superdetective en Hollywood,.......en total hora y media. Muy poco para un grupo que durante varios años han sonado en el reproductor de miles de jóvenes. Creo que se le debió exigir algo mas, además teniendo en cuenta que era la primera vez que estaban en Euskadi. Pero bueno, parece que la gente salió mas que contenta según los comentarios posteriores al concierto. Como bien decía la mayoría acertadamente, lo del sábado fue corto pero intenso.

Hasta otra conexión musical.

2 comentarios:

Alexcore dijo...

El jeuves me toca el turno a mi...je je je

Txubel dijo...

estuvieron de puta madre.