domingo, 21 de noviembre de 2010

REGRESO AL PASADO EN MOGAMBO


Ayer volvimos a los años 70. La razón?? El concierto que tuvo lugar en la Sala Mogambo. Por un lado los cada vez mas ascendentes The Soulbreaker Company y por otro, los míticos Siena Root, grupo de culto en el circuito underground. Rock clásico y psicodelia, para gozo de nuestros oídos.

No se acercó demasiada gente, pero los pocos que estuvimos bastante incondicionales. Los primeros en actuar los gasteiztarras The Soulbreaker Company, un sexteto que practica un hard rock, con influencias blues, que te quita el sentido. Presentaban disco (Itaca), el cual es una puta maravilla. Ganas teníamos de verlos en vivo, y la verdad es que la imagen que dieron fue la de una formación muy madura, muy sobrados con sus instrumentos, con un aire Deep Purple, y un hiperactivo frontman, que con su chorro de voz, encandilo a las masas.

Muy buenos, motivadísimos, y además con un sonido excelente, firmaron un concierto épico, con un tema final, en el que todos los instrumentos estallaron en la mas absoluta de las locuras. Resumiendo, el rock esta vivo, y tiene nombre propio: The Soulbreaker Company. Yo que tu, no me los perdería en vivo, sobretodo después de su última joya, que seguro estará entre lo mejor del año.

Después de un rato de charla, los suecos Siena Root aparecieron en escena, dejando alucinando a todo el personal. Estaba el batería, el bajista con una tunica y el guitarrista, sentado con un sitar (un instrumento parecido a la guitarra, de origen hindu, si no me equivoco; arriba en la imagen). Se pegaron un temazo instrumental que hipnotizó a la audiencia.



En el segundo tema, apareció su vocalista, una belleza rubia increíble con una voz muy dulce, un contraste curioso, pero eficaz. Tema tras tema, estos suecos demostraron una habilidad mas que patente, con un sonido muy influenciado por Black Sabbath, donde el cuarteto demostró que disfrutaban de lo lindo.

Rock setentero, pero a diferencia de The Soulbreaker Company, su propuesta es mas hipnótica, sus temas te sumergen en un estado de shock permanente. Además es una banda que disfruta haciendo "jams", y alargando las canciones, dejando claro que tocan muchísimo.

Casi hora y media de función, que acabó con su batería (vaya crack), con sus baquetas ardiendo, dando un show irrepetible, mientras su bajista imprimía el ritmo y el guitarra volvía a ponerse el sitar, para un viaje a un mundo mas tranquilo y pacifico. Muy buenos, aunque en mi opinión The Soulbreaker Company dejaron el pabellón demasiado alto.

Otra vez mas, una gran cita musical en la Sala Mogambo. Ayer volvimos a los setenta.

1 comentario:

Alain, y le dijo...

La verdad que vaya fin de semana sin salir de Mogambo!!!

The soulbreaker Company: ESPECTACULAR

Sienna root: buena interpretación pero nada comparable con sus "teloneros". Eso si, bellezón con grna voz y gusto musical.