domingo, 20 de febrero de 2011

HURACAN MOGAMBO

Ayer estuvimos en otro evento de órdago. Una vez mas la gente de Mogambo organizó un bolo increíble. 4 grupos muy interesantes, y lamentablemente, no mucha gente en esta mítica Sala, que semana tras semana no deja de sorprendernos con sus diferentes propuestas. Con Cohen como reclamo principal, se unieron los nombres de Buffalo, Oso y Puerto Esperanza (no conocía a ninguno de los tres grupos).

Pues bien, a las 22:00 mas o menos empezó el espectáculo. Los primeros en subir al escenario fueron Buffalo, un trio de Zarautz. Su rock instrumental con grandes pinceladas de jazz, incluso algo de funk, dejó boquiabierta a toda la sala. Imposible no hipnotizarse con sus cambios de ritmo, su pericia musical y estilo tan brillante. Hace tiempo que una banda no me sorprendía tan gratamente. 45 minutos de disfrute, que a mi, personalmente, se me hicieron cortos, algo raro en este tipo de propuestas. Con una ovación de gala el publico premió el esfuerzo de estos genios, que por ahora solo disponen de una maqueta. No soy adivino, pero vaticino una carrera inigualable a esta formación.

El segundo grupo fue el trio catalán Oso. Después del jazz desenfrenado, cambio radical con un rock tranquilo, emotivo. Una voz que recordaba por momentos a Bon Iver. Temas folk, rockeros, incluso alguna canción con tintes country, no pasó desapercibida para la mayoría. En un tema tuvieron la ayuda del saxofonista Ignasi (Puerto Esperanza). Interesantes, aunque quizá deberían de haber tocado los primeros. Eso si, uno sale relajado de tanta bella armonía.

Los terceros Puerto Esperanza. Curiosamente con miembros de Oso. El mismo bajista y el cantante que en este grupo toca la batería. El cuarteto, que lo forman saxo y guitarra, también sorprendieron lo suyo. Rock, con toques latinos, sobretodo por la voz, y ese saxo que no para de bailar y de motivar al público. No es un estilo en el que este muy puesto, pero la verdad es que se lo curraron. La gente de las primeras filas no paró de bailar. Buenas sensaciones, para lo que nos vendría después.....

La locura se hizo patente con los urnietarras Cohen. Otra vez mas, espectaculo del bueno. Muy motivados, creando la locura del personal, que se movía como si la vida les fuera en ello. Desde la intro "The Well", pasando por sus temones (The tell tale Heart, Plagues!, The Chameleon,.....) sonaron muy compactos. Especialmente motivado, su batería Charles, que pronto abandonará el grupo, fue un concierto muy especial, en una sala que los ha visto crecer hasta convertirse en lo que son, una de las mayores esperanzas de la escena hardcore nacional.

Destacar esa versión de Converge, con Duo (Yaw) a las voces, imitando con maestría a Jacob Bannon. Después de volvernos a todos medio locos, dieron por concluido un show, que se me hizo muy corto. Con un panorama complicado, y buscando sustituto a las baquetas, deseamos lo mejor a esta banda, y que los veamos pronto pateando culos.

Conciertos geniales, bebida barata, y ambiente excelente (aunque hubiera estado bien la asistencia de mas gente), que mas se puede pedir???

1 comentario:

KP dijo...

Se puede pedir más, sí. Que la hija de puta colombiana de Lasarte no se monte en el coche amenazandonos.