martes, 28 de junio de 2011

Azkena Rock 2011: Que el ritmo no pare, no pare no, que el ritmo no pare!!!

Con el Hellfest bastante reciente, y viendo que había un plan mas que interesante, no se me ocurre otra cosa que apuntarme a la expedición para disfrutar de un festival más. En este caso del Azkena Rock 2011, que tuvo lugar, como siempre en Gasteiz. Además el festival cumplía 10 años, y el cartel era atractivo, por lo tanto las expectativas estaban por las nubes.

El jueves no fui por compromisos laborales, además los grupos importantes (Ozzy y Kyuss, los ví en Hellfest para mi disfrute). En mi caso vi los conciertos del viernes y sabado. Viernes bastante rockero, el sabado mas tranquilo, pero ambos muy interesantes. Empecemos pues!!!

VIERNES 24:

Después de un largo viaje, nos juntamos los 4 melómanos y dejamos las furgonetas un poco alejadas del barullo, no muy lejos del recinto, entre apartamentos mas que aceptables. Preparamos los bocadillos, bebidas y nos acercamos al Azkena. Calor pegajoso y bastante gente. Después de tumbarnos un rato fuera, decidimos entrar para degustar de los conciertos, el reloj marcaba las 19:00. El primer grupo que vimos fueron los ascendentes Atom Rhumba. No había podido escuchar al cuarteto antes, les tenía ganas, y la verdad que el "show" estuvo muy bien. Muy motivados, desgranaron ese rock tan característico, con ayuda de trompetas en varios temas. Una hora frenética, que nos sirvió para empezar a motivarnos de lo lindo.

Después del primer asalto, decidimos cenar, mientras el siguiente grupo toca ante una abarrotada multitud. Los míticos Cheap Trick salieron a escena con bastantes ganas, aunque no les hicimos mucho caso. No es un grupo que me encante especialmente, eso si, el tema "I want you to want me" sigue teniendo ese gancho tan especial que los ha hecho grandes, aunque su descarga se me hizo aburrida.

Los siguientes, los míticos Bad Brains. El cuarteto de Washigton, bastante perjudicados, de todo tipo de drogas, desgranó su mezcla de hardcore-reggae. El cantante estaba poseído, poniendo todo tipo de caretos y bailando de forma muy graciosa. Tampoco me convencieron, eso sí en las primeras filas tuvieron una legión de seguidores muy fieles.

Mientras esperábamos a las reinas de la noche, los veteranos Primus me volaron la cabeza. Sabía de su calidad como músicos, pero su directo me pareció genial. Toda una demostración de como tocar un instrumento, con el bajo como principal protagonista, aunque los otros dos músicos (batería y guitarra) no fueran mancos precisamente. Les Claypool y los suyos triunfaron de lo lindo, de lo mejor del festival. Tecnica, funky del bueno y locura, para meternos en trance para lo que todavía nos esperaba......

Quees of The Stone Age. Uno de los grupos que mas ganas tenía de ver. La primera vez fue en el Azkena de 2005 (uno de los mejores directos de mi existencia). Las expectativas eran máximas, el escenario a rebosar,......De repente Josh Homme y los suyos empezaron a lo máximo. "Millionaire", "No one knowns", "First it Giveth", "Go with the flow", "Little sister", el himno "Feel good hit of the summer",..........temas mas lentos como "In the fade", "Make it wit chu". Estábamos en trance. Incluso se atrevieron con temas del primer disco, sonaba "Mexicola". Se supone que tenían hora y media de función. Pues bien, cuando mas la estaba gozando, llevando 70 minutos escasos, dan las gracias al público y se van.

Pensaba que era el típico momento en el que la banda vuelve y escuchamos la traca final, pues bien, no hubo mas temas. Nos quedamos a medias, un poco decepcionado. Faltaban himnos que no escuchamos (Regular John, If only, In My head,.....lo que podía haber sido un concierto de matricula de honor se quedó en un notable alto. Destacar además del carisma de Homme, la pegada de Castillo a las baquetas, menudo animal.

Hay que decir, que analizando fríamente el concierto he cambiado algo de opinión. El directo fue la ostia, molo un huevo, pero faltaron esos 20 minutos para ser la hecatombe en mayúsculas y poner el Azkena patas arriba.

Después de Queens, nos dirigimos al otro escenario, donde Clutch hizo un buen concierto de rock, aunque el cansancio hizo que no la gozáramos como lo merecían. Como siempre, el cuarteto de Maryland no decepcionó.

Los últimos del día fueron los canarios This Drama, que desgranaron su hardcore-punk rabioso, con un Asdrubal muy hiperactivo. Los asistentes se motivaron lo suyo, 70 minutos de locura, de mano de una de las bandas estatales que mas está dando que hablar del momento. Veremos hasta donde llegan.

Después de los conciertos nos quedamos hasta las tantas, gracias al buen ambiente y carpas llenas de excelente música.


SABADO 25

Después de no poder dormir en condiciones, por culpa del dichoso calor, que fue exagerado, comimos, y nos tomamos un largo relax para lo que todavía nos quedaba, una nueva jornada musical, aunque esta vez algo mas calmada, con la mayoría de grupos navegando en el folk-rock.

Los primeros en ver fueron los locos New Bomb Turks. Este mítico cuarteto, todo derroche y energía, logró poner en trance al respetable. Con un frontman muy conversador, haciendo gala de su frikismo, no paraba de moverse, y hacer todo tipo de gestos (algunos algo obscenos). Sonaron muy bien, y demostraron su sabiduría a los instrumentos. Buen inicio de día.


Después el grupo revelación (aunque yo ya los conocía de antes, no obstante era uno de los grupos que mas ganas tenía de ver). Eso si, por nuestros territorios no son muy conocidos. Hablo de The Avett Brothers, ese grupo de los multiinstrumentistas Scott y Seth, que tan bien cantaban en duo, y que enamoraron a los asistentes, con su mezcla de folk, country y rock. Ver el grupo en vivo es una delicia, los temas del último disco suenan de miedo, y la humildad y simpatía que derrocho el grupo es digna de admiración. Un concierto lleno de magia.

Difícil papeleta tenían Band of Horses, y mas viendo su inicio. Algo confusos, sin chispa, empezaron como dormidos, para luego acabar con una ovación increíble. El grupo fue de menos a mas, con su lider dando una demostración de voz, la verdad es que con tanto temazo, estaba claro que triunfarían. Su set list se baso en el último disco, aunque tuvieron tiempo para los clásicos. Otros grandes!!

Cuando tocaba Gregg Allman, aprovechamos para cenar, aunque escuchamos su propuesta. Rock y blues muy bien ejecutados por esta leyenda que se resiste a parar.

Bright Eyes me sorprendieron. Me esperaba un concierto acústico de este cantautor, pero aparecieron a escena 7 músicos, 2 de ellos baterías, dando riendo suelta a un concierto mas rockero de lo esperado. Conor Orbest y los suyos dejaron claro que en la variedad esta el gusto. Yo solo conocía dos temas, pero el show fue muy ameno. Buenas sensaciones para un artista al que comparan con Bob Dylan.



No hicimos mucho caso ni en Brian Setzer ni en Paul Weller, eso si Arizona Baby me ganaron el corazon. El trio vallisoletano salió victorioso del envite, con su country rock. Con un frontman simpatiquísimo (menudo humor que gasta), un guitarrista genial (que manera de tocar la guitarra española) y un batería mas que completo pusieron a los asistentes en trance y bailando desenfrenados. Auguro muy buen futuro a esta banda, un soplo de aire fresco en cuanto a rock. Muy necesarios. Los aplausos de la gente lo dicen todo.

Y para terminar los míticos Thin Lizzy. Como en el Hellfest, el show estuvo bien, aunque viendo que solo esta Scott Gorham de miembro titular, pues eso, que el concierto parece una berbena mas que otra cosa. Eso si, los temones como "The boys are back in town" o "Whisky in the jar" me pusieron los pelos de punta. Phil Lynott, como se te hecha de menos!!!

Después de los conciertos, nos quedamos un rato en las carpas escuchando temones, para luego despedirnos de este festival tan clásico como brillante. Larga vida al AZKENA ROCK!!!!

2 comentarios:

Ami dijo...

piska bat kritikatzeko, izenburu apur bat poperoa eh! JAJAJA

TXISME dijo...

Joder primo ,no ver a PAUL WELLER tiene delito y seguro ke tokó alguna de los JAM !!!el padrino del mod!!
IMPERDONABLE!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!