domingo, 24 de julio de 2011

HEINEKEN JAZZALDIA 2011: JUEVES 21 DE JULIO


Aupa!! El jueves dio inicio el Heineken Jazzaldia 2011. Grandes nombres, propuestas mas que interesantes, diversos estilos dentro del jazz, y expectación, muchísima expectación. Este año asistiré a muchos conciertos, parece que poco a poco me estoy enganchando a este genial mundo de la improvisación y la pericia instrumental.

Pues bien, el jueves nos dirigimos hacia Donosti, con un día gris y lluvioso, para ver varios shows gratuitos. Era un día especial, en parte, por la asistencia de ese gigante musical llamado B.B. King. A las 20:00 nos juntamos varios integrantes de poperoak-jubilatuak, y ambos pudimos disfrutar en la Carpa Heineken (una carpa muy guapa) de Elephant9, un trio noruego que toca la puta vida.

Elephant9 lo forman: Nikolai Haensle (bajo), Stale Storlokken (teclados) y Torstein Lofthus (batería). Miembros con experiencia en el mundo musical, alguno de ellos toca en Supersilent y Shinning. Y que nos ofrecía este peculiar grupo?? Pues una locura instrumental, donde jazz, toques electrónicos y psicodelia setentera se dan de la mano. Hora y 20 minutos, donde no dejaron títere con cabeza, demostrando que son muy buenos músicos y reafirmando que lo escuchado en sus dos trabajos va muy en serio.

Muy buen concierto, donde el público tumbado en el césped artificial premio con una sonora ovación.

Después, nos dirigimos hacia la playa de Gros, donde tendría lugar el concierto de la leyenda del blues B.B King. Mucha, muchísima gente situada en la playa y alrededores (normal, teniendo en cuenta que era gratis). De pronto apareció King con su banda. Se notaba que el personal tenía ganas de disfrutar de buen blues, pero doliéndome en el alma, tengo que admitir que el concierto de este genio fue un chasco en toda regla.

Dejemos claro el merito que tiene este hombre, puesto que ponerse delante de tanta gente con 85 años y seguir ofreciendo conciertos no es nada fácil, esta claro que ama lo que hace. Pero cuando ves el directo, y te das cuenta que el hombre no está ni al 30 por cien, pues eso, la decepción fue mayúscula, por lo menos para mi. Se pasó mas de la mitad del concierto hablando, balbuceando, apenas le oíamos desde nuestro sitio (no se si el sonido estaba bajo, o se iba a los lados), sentado en la silla (eso si, con una cara de felicidad que daba envidia) y donde el protagonismo con la guitarra se la llevó su compañero de banda. Además los temas seleccionados fueron mayormente bastante lentos, carentes de caña.

No se, igual fue cosa mía, pero me esperaba otra cosa, algo mas de ritmo. Aunque viendo al personal, parece que se lo paso de miedo. En fin, menos mal que era gratis sino la rayada hubiera sido antológica. Gracias a dios todavía quedan mas grupos de interés, los cuales comentaré mas adelante. Al acabar el concierto volvimos a casa, mientras el diluvio nos acompañaba durante el viaje.

CONTINUARA.............

No hay comentarios: