lunes, 25 de julio de 2011

HEINEKEN JAZZALDIA 2011: SABADO 23 DE JULIO

Después de una pateada mas que intensa por el monte Adarra a la mañana, a la tarde teníamos nueva sesión de jazz. El viernes decidí no ir, ya que me quedaban todavía 3 días mas que asombrosos. 23 de Julio, Sabado, iba a ser un gran día. A las 18:30, en el Kursaal, una banda mas que legendaria, Return to Forever, es decir: Chick Corea (piano), Stanley Clarke (bajo, contrabajo), Lenny White (batería), Frank Gambale (guitarra), Jean luc Ponty (violin). Los tres primeros llevan la voz cantante, reservando un papel secundario (aunque igual de genial) a los otros dos. Lo primero que llamó mi atención fue la extrema delgadez de Chick Corea (al parecer ha perdido 30 kilos debido a una dieta, que le ha dejado en una forma increíble).

Desde las primera notas nos dejaron alucinados. Es lo que tiene cuando se juntas 5 genios, y cada una toca lo que sabe, dentro de un orden y un objetivo que es su amor por la música. El buen humor y la complicidad que demostraron durante el show, no hace mas que confirmar lo bien que se llevan y lo agusto que tocan juntos. Temas como Medieval overture, Shadow of Lo, Romantic Warrior, Spain,........hicieron las delicias del respetable y lograron levantar a todos en una sonora ovación.

El grupo fue muy cordial y fuimos testigos de varias charlas y agradecimientos por parte de los músicos (destacar el buen humor de Clarke, todo un showman). Todos tuvieron tiempo y momentos para demostrar su pericia, y después de todo el Kursaal de pie aplaudiendo emocinado, aparecen de nuevo y lograron un show antológico tocando "School Days". La locura fue general. Al finalizar el concierto, los músicos saludan a los fans, muy entregados, y consiguen emocionar a todo buen melómano. Dos horas y media, que fueron una delicia, una clase magistral de como ejecutar un directo. Muy grandes, maestros!!

El hecho que tocaran tanto, lastró en parte el siguiente concierto. Salí a las 21:00, hora a la que empezaba John McLaughlin & The 4th Dimension. Pues bien, decidí ir a un bar a comprarme un bocadillo. Para cuando llegue, estaba la Trini a tope, no quedaban sitios libres, llovía a cantaros, y para colmo desde el sitio donde me posicione, no veía lo suficientemente bien, en parte por culpa de los putos paraguas de la gente de delante.

Aun así, disfrute de lo lindo, de este genio, uno de los grandes, que una vez mas demostró sus cualidades a las 6 cuerdas, mientras su banda (momentazo con dos baterías), nos voló la cabeza.

Como momento estelar fue ver a Chick Corea, Stanley Clarke y compañía en una esquina del escenario presenciando el directo. No en vano, son muy amigos de John, y la reunión con el guitarrista al acabar el show fue muy especial. Después de una sesión de blues y jazz muy muy intensa, McLaughlin y su banda se despidió mientras la plaza les recompensaba con aplausos. Quedaba la traca final.

Mientras empezaba la siguiente formación, la gente aprovechó para comprar bebida o hacer sus necesidades, tuve suerte y vi a unos conocidos, además había asientos libres, así que disfrute de una posición privilegiada.

Medeski, Martin and Wood salieron a escena, acompañados por Soul Bop (es decir, Randy Brecker y Bill Evans). Y la verdad, fue algo demasiado grande para describirlo. Medeski, Martin and Wood me encantan, son uno de los grupos que mas va a dar que hablar, son jóvenes y muy buenos, además viejos conocidos del jazzaldi, si no me equivoco es la tercera vez que aparecen, y lo que les queda!! Yo es la primera vez que les veía en vivo y flipé. Medeski es un as del órgano y teclados, Wood toca el bajo y cotrabajo con muchos cojones, y Martin vaya crack. Uno de los mejores baterías de la actualidad, sin ninguna duda, Con pegada y muy detallista, es una gozada verle en acción.

Teniendo a Soul Bop ayudandoles, crearon un aura increíble (si bien es cierto que muchos al finalizar el show dijeron que preferían a la banda sin Soul Bop). Una hora y media que pasó enseguida, y la demostración palpable que estos americanos tienen todavía muchas cosas que ofrecernos.

Después del subidón por tanta banda de calidad, vimos un poco de Cut Copy en la playa. Musicalmente no me dicen gran cosa. Su indy bailongo tuvo bastante aceptación, y es verdad, lograron su cometido de poner la playa patas arriba.

Ni la lluvia pudo lastrar, una jornada jazzistica maravillosa, y todavía quedan 2 días.

No hay comentarios: