lunes, 29 de agosto de 2011

IN HATEBREED WE TRUST

Domingo musical, víspera de la vuelta al "curro". Fue una bonita manera de acabar las vacaciones. La Sala Totem sería testigo de una velada "hardcoreta" que no dejó indiferente a nadie. Una leyenda como Hatebreed nos visitaban, y la oportunidad de verlos era inmejorable. Así pues, 4 melómanos nos dirigimos a Villaba, donde se encuentra esta bonita Sala.

Se supone que las puertas del recinto se abrían a las 20:00, pero tuvimos que esperar algo mas. Mientras las charlas tomaban formas y texturas mas que interesantes, entramos a Totem, junto a bastantes fanáticos de Hatebreed. La Sala me gustó. El escenario queda como muy arriba, la barra a la izquierda (destacar la belleza de las camareras y el precio abusivo de la bebida), y la mesa de sonido al final. Caras conocidas (Juan y Jimmy (S.A)) y Brigi (Koma) entre el respetable. Totem recibió bastante personal, no hubo llenazo, ni mucho menos, pero había un ambiente muy majo.

Los teloneros (Anal Hard) hicieron acto de presencia, y la verdad, no dejaron a nadie indiferente. Para lo bueno y lo malo, el grupo se quedó con los asistentes. Su mezcla de hardcore, con esa voz gutural, y sus letras absurdas (polla, culo, chocho,...) y en mi opinión un poco desagradables, su actitud y desparpajo.... hicieron que la gente les ovacionara de lo lindo. Los comentarios de su frontman también crearon bastantes risas. Ellos definen su música como Defeto-Hardcore. Sonaron temas como "Coños Radioactivos" o "Orgías todos los días",....donde el cantante del grupo reconocía que lo único importante de la vida es.....follar.

En fin, musicalmente correctos, lograron su objetivo de motivar a la gente, aunque a nosotros personalmente no nos llegaron a encantar. Eso si, la mayoría les aplaudió y reconoció su esfuerzo, el resultado, una larga cola en su "merchandising".

Después de hacerse un poco de rogar, aparecieron estos 5 gigantes, llamados Hatebreed. El combo de Connecticut, hizo un conciertazo de matricula de honor. No soy muy estudioso del hardcore, ni muy experto, conozco varios grupos, y he visto algún que otro concierto. Pero lo de ayer, fue de otra galaxia. No se exactamente la duración del "show". A ojo, unos 80 minutos; eso si, no dejaron un puto segundo de descanso, no hubo tregua. El escenario se convirtió en un "ring", donde los chicos de Jamey Jasta, nos dejaron K.O, mediante infinidad de temazos....

El grupo sonó de miedo, quizá el sonido era excesivamente alto, pero la actitud y tablas que mostraron no hace mas que convencerme que son unos maestros. Motivaron al público, se mostraron todo el rato muy agradecidos, lograron una relación músico-publico muy íntima, y lo mas importante volvieron loco a todo el personal. Los "circle-pit" estaban al orden del día, la gente se tiraba del escenario con una sonrisa maligna, y Hatebreed no daban señal de cansancio ninguna (llevan desde el año 94 pateando culos).

Mención especial para su frontman y líder Jamey Jasta, uno de los mejores frontman que me he echado a la cara. Lo tiene todo: carisma, simpatía, carácter, y unas ganas locas de agradar con su música.

Ayer, todos los asistentes al evento, no pudimos reprimir una sonrisa de alegría, de felicidad, por haber presenciado una muy buena velada musical. El mundo sería un poco mas asqueroso sin Hatebreed. Irrepetible!!!

No hay comentarios: