domingo, 16 de octubre de 2011

Que noche la de aquel día!!!

Que pasada de eventazo el que tuvo lugar el viernes en la Sala Mogambo!!! 5 melómanos nos juntamos para presenciar unos conciertos mas que interesantes. Bastante buena entrada (sobretodo por parte de la chavalería), y un gran ambiente. Hacia las 22:00 dio inicio el espectáculo:

Los primeros en actuar fueron los donostiarras Madeleine, grupo el cual he tenido la suerte de ver un par de veces. Está vez sin su teclista (Pusieron un muñeco con su foto homenajeandolo), lograron un concierto apabullante. Muy motivados, cada vez más tecnicos y con nuevos temas (que bien suenan por cierto), logaron el éxtasis para alegria de sus seguidores (que son muchos). Esperemos que pronto vea la luz nuevo material, mientras, que nos ofrezcan conciertos como el de Mogambo, será bueno para el post rock instrumental y para sus fans.

Los segundos a escena fueron Vitesse. Se trata del nuevo nombre de los antiguos Elgo Negro. Tocan las mismas canciones, sólo que han cambiado de nombre. Pues bien, estos titanes no dejaron títere con cabeza y desgranaron un set-list apasionante. Ecos de Kuraia, Cordura,....y actitud, mucha actitud. Convencieron y recivieron una ovación como dios manda.

Uff, los terceros merecen un apartado especial. Buffalo es la esperanza. En mi opinión estamos ante uno de los mejores grupos que he tenido el gusto de ver. En Febrero me sorprendieron gratamente (no los conocía), y esta segunda vez ha servido para confirmar mis sospechas, son muy grandes. Rock instrumental, con pasajes jazzisticos y funkys. Talento, elegancia y actitud. Este trio de Zarautz cuenta con unos temas, cada cual mas brillante, cambios de ritmo no forzados, y una maestría fuera de lo común. Pueden recordar a bandas de culto como Don Caballero o Toe. Una pena que sólo tengan una maketa y que sean bastante desconocidos en el mundillo musical. Esperemos que cambie el panorama, por el bien de todos.

Por último, y con una asistencia mas bien escasa, el trio hardcore Addenda. Con miembros de Barcelona y Donosti, estos chavales demostraron actitud y ganas de comerse el mundo. El concierto fue corto, normal teniendo el cuenta el corto minutaje de sus canciones y la rapidez con la que fueron ejecutadas. Los asistentes de las primeras filas ayudaron con sus peculiares bailes, logrando que la gente se volcara con el grupo.

Otra vez mas, una gran velada musical.

No hay comentarios: