jueves, 3 de mayo de 2012

MAS PSICODELIA, POR FAVOR!!!

Hace unas semanas, tuvo lugar un evento apasionante. La Sala Mogambo acogió unos conciertos psicodélicos, realmente mágicos. Empezaron algo mas tarde de lo programado. No acudió mucha gente, pero los afortunados la gozamos de lo lindo. 4 grupos, 4 verdaderos orgasmos.


Los primeros, fueron el dúo francés Jubilé. Seguramente el grupo que menos psicodélia tenía en su propuesta. Con un batería hiperactivo y un guitarrista que gustaba de tocar y crear efectos más que originales, lograron sorprender a los asistentes. Tienen algo de post rock, math rock,...y una peculiar voz, juntamos todo y tenemos a un grupo muy personal, esperemos siga dejando perplejo a los melómanos. Muy buen inicio del festival.

Los segundos, fueron Temple Solaire. El trío francés realizó un concierto brutal. Hipnótico como pocos, con esa voz (suave, medio susurrando), los músicos permanecieron en trance en todo el concierto, crearon una bola sónica que nos puso flotando hasta el mas allá. Mathieu golpeaba las baquetas con estilo, Nicolas marcaba el ritmo a las 4 cuerdas; mientras que Bertrand sonaba la guitarra con su peculiar forma de tocar y su voz que se te metía en el cerebro, y te hacía mover el esqueleto al son de su música. Rock psicodélico, incluso toques drone en una propuesta, la mar de interesante. Una pena que no tuvieran nada en el "merchandising".


Los terceros en discordia fueron los titanes Domo. El trío alicantina dio una exhibición en toda regla. Rock psicodelico instrumental (apenas cantaron una canción), el grupo presentó, hasta ahora su único trabajo, el disco "Domo". La base rítmica trabajo a destajo, tanto Paco (batería), como Oscar (bajo), que incluso a veces gritaba como un poseso, pese a que del micro no escucharamos nada. También comentar, la pericia a las seis cuerdas del guitarrista Samuel, que se hizo unas "jams" fumetas que nos hicieron viajar a otro mundo sin necesidad de salir de la sala. Enormes, terminaron el "show" con una versión (si no me equivoco, con un tema de Pentagram).


Y para terminar, como traca final, el trio estadounidense La Otracina, grupazo que demostró ser unos maestros en vivo. Temazos les sobran, pero es en actitud donde demuestan una maestría fuera de lo común, logrando hacer participe al público, que meneaba la cabeza de una manera brutal. El batería Adam Kriney hace de lider y maestro de ceremonias. Hablando, cantando y llevando la batuta del trío. Los otros dos musicos (creo que son nuevos), tampoco desentonaron, sobretodo el orondo guitarrista, un genio a las seis cuerdas y maestro en cuanto a "jams" se refiere. El grupo, que no falló una puta nota, puso en pie Trintxerpe con un directo apabullante. Los que hablaban maravillas de su actuación en Roadburn no se equivocaban, puesto que después de verlos en vivo, se puede decir que sea uno de los grupos (en su estilo), que más carisma destila.

En la onda de grupazos como Earthless o Tia Carrera, La Otracina sentó catedra y sorpendió gratamente a los pocos afortunados que intentamos llenar esta sala de culto, llamada Mogambo. La respuesta de la gente en el Stand, comprando discos y camisetas lo dice todo. Muy grandes, esperemos verlos pronto.

Otra vez mas, un festival apasionante y exquisito. Mientras muchos veía el partido de fútbol (Barcelona-Madrid), nosotros vimos una autentica clase maestra de Psicodélia mediante 4 formaciones cojonudas. Muchas gracias!!

No hay comentarios: