martes, 3 de julio de 2012

TOCAR MAS RAPIDO ES IMPOSIBLE


El pasado Miércoles, tuvimos cita con la música de culto, el talentoso guitarrista Stanley Jordan nos visitaba. El teatro Victoria Eugenia (Donosti), acogía el evento. Jordan es uno de los maestros del jazz contemporáneo; una estrella que lleva tocando desde los 80, o quizás antes, vete a saber. El concierto empezaba a las 20:00, la única duda que teníamos era si aparecería sólo o con una banda, donde el concierto adquiriera mucha más fuerza.


Pues bien, Stanley Jordan apareció solo (con un "look" mezcla Prince y Ronaldinho), con su guitarra. En el escenario había un piano, por lo que pensamos que también habría otro músico. Pues no, el guitarrista se basto el solo para realizar un concierto apoteósico, lleno de emoción, talento y sentimiento. Muy educado, estuvo un par de veces hablando sobre el nuevo disco (el cual presentaba) y bastante agradecido por el interés que suscitaba su música. Sabido es, que Stanley Jordan es uno de los maestros del "tapping", es decir, tocar a la velocidad de la luz, con las dos manos en el mástil, mientras que los dedos bailan sobre las cuerdas.

A veces pude resultar algo monótono ver a un artista tocar solo, sin banda, pierde fuerza, pero a veces gana en emoción. Jordan sorprendió a todos cuando se acercó al piano, sin dejar de lado su guitarra, y tocó los dos instrumentos a la vez. Quizás tocaba algo forzado, podría ser, pero me resultó maravilloso la pericia del músico alternando la guitarra y el piano, y a veces tocándolos a la vez. 

Si no había quedado claro su talento (temazo "All the children"), casi lloramos con la versión de Led Zeppelin, "Stairway to heaven". El público aplaudió a rabiar, sabido era que estábamos ante una clase magistral de como tocar un instrumento y no morir en el intento.

Después de hora y media, Jordan se despide de todos, prometiendo que firmará su último disco en el "merchandising", y terminando la función con la versión "over the rainbow". Genial, el maestro dio una de sus mejores clases. Al terminar el evento, escuche la conversación de los de la fila de atrás, donde uno le decía a su amigo que después de esta sesión iba a dejar de tocar la guitarra, superar lo visto era imposible.

Muy bueno, curiosidad tengo lo que sería capaz de hacer con una banda!!

No hay comentarios: