lunes, 22 de octubre de 2012

CONCIERTOS EMOTIVOS!!


Un poco tarde, pero aquí esta la crónica de los conciertos que tuvieron lugar el 6 de Octubre, en el Teatro Principal. 3 grupos, cada cual más emotivos se dieron cita para felicidad del respetable. La sala hasta los topes para ver a estas formaciones, cada cual con su estilo peculiar como respetable.

El primero en actuar fue Daniel Martin Monroe, que estuvo acompañado por la bella Joan Selley, la cual ha participado en el último disco del cantante. Canciones tranquilas, emotivas, puro folk-rock-pop, temas pausados donde ambas voces se fusionaban creando un ente muy bello, con estribillos pegadizos. El dúo tuvo una gran acogida entre el personal, además Daniel se consagró como un buen humorista (estuvo muy bromista en la velada), y sobretodo se le vio muy fino silbando. Al finalizar su actuación la ovación fue general. Una grata sorpresa que dará que hablar.


El segundo de la noche fue House of Wolves, el grupo de Rey Villalobos, un estadounidense con ascendencia italiana y vasca. Pues este señor dejó perplejo a mas de uno, para bien y para mal. Canta con mucho sentimiento, medio susurrando, medio cantando, casi canta rozando el desafino. Es difícil explicar si no lo ves en vivo. Su voz me recordó a la de Anthony and the Johnsons. Un tío delicado, cantando temas desgarradores donde se deja la vida. Estuvo bastante bien, pese a que no obtuviera la  misma aceptación que los otros grupos. 


Y para finalizar, en pleno éxtasis juvenil (parecía que estuviéramos en un concierto de Take That), entró en escena Kristian Matsson, lo que es lo mismo, The Tallest Man on Earth. Me quedé asustado con la legión de fans locas que abarrotaron el local. Cada dos por tres, estos seguidores enfermizos lanzaban piropos sobre el artista, el cual se lo tomaba con humor, como no. La verdad, el concierto fue brutal. Pese a sus temas tranquilos, pop-rock-folk, con su tono de voz muy deudor de Bob Dylan, Kristian se movía en el escenario como su estuviera poseído. Su hiperactividad y simpatía caló hondo en el público, que aplaudía a radiar cada tema. 

The Tallest Man on Earth presentaba disco (There is no leaving now), y sonaron tanto temas nuevos como clásicos. Los temas más ovacionados fueron los de su gran álbum (The Wild Hunt), por ejemplo la canción "the king of spain".

Además de cantar y tocar la guitarra, el bueno de Kristian se atrevió también con el piano, en dos temas, con uno de ellos, dedicado a su mujer, terminó el "show" apoteósico y emocionante. Quizás como única pega, me hubiera gustado que tocara más temas de su disco clásico, pese a todo, un buen viaje melódico el que nos obsequió. Grande!!

No hay comentarios: