domingo, 9 de diciembre de 2012

DOBLETE MUSICAL


El 9 de Noviembre, Viernes, hicimos doblete en cuanto a conciertos. Hace mas de un mes de aquello, pero algo quedó en nuestra retina.

Decidimos ir a Donosti. En Victoria Eugenia actuaban 3 míticos músicos que tocaban a la vez. Craig Finn (The Hold Steady), Patterson Hood (Drive by-truckers) y Will Johnson (Centro-matic) se unían en una peculiar gira. Los tres líderes son muy amigos y decidieron aventurarse a este curioso formato. Digo curioso, puesto a que tocaban en plan acústico, los tres sentados juntos, tocando canciones uno a uno. Pensaba que sería con banda, pero no, en la pequeña sala que hay al lado del bar, una sala perfecta para este tipo de conciertos intimos, nuestros tres protagonistas lograron salir ilesos del envite. Craig Finn cantó bien, pero los temas fueron bastante parecidos; Patterson Hood fue el más simpático, cumplió de sobra; pero el que mejor cantó, en mi opinión fue Will Johnson; con su voz y carisma nos puso la piel de gallina.

Unos 15 temas (mas o menos), con colofón en forma de versión de ACDC. Esta curioso concierto estuvo bien, pese a su abultado precio (20 euros) y su corta duración (poco más de una hora).



Puesto que terminó antes de lo previsto, fue factible hacer doblete. Es decir, en el Gaztetxe de Andoain tocarían en breve Can't Explain e Inoren Ero Ni. Por lo tanto, volvímos a nuestro querido pueblo y nos dio tiempo de cenar y presenciar a ambas formaciones.

Los primeros fueron los jovenzuelos Can't Explain. Pese a su juventud, ya han tocado varias veces en Andoain, sus tablas encima del escenario los convierte en clásicos. El trío de Orio no hace ascos a ningún sonido ni estilo. Ellos se mueven perfectamente ante cualquier superficie. Tan pronto suenan punk, como hardcore, como rockeros. Muy bien su directo, la pena, y mira que ellos lo avisaron, fue la poca repercusión que recibieron. Con casi la totalidad de la gente clavada en la barra, dejando una distancia muy considerable entre público y afición. No se lo merecieron, puesto que lo hicieron muy bien. En continuo crecimiento, bravo por ellos!!

En Inoren Ero Ni, la gente se aproximó más. Tenía ganas de presenciar a esta banda de culto, que se presentaban con batería nuevo. Lleva un tiempo con ellos en sustitución de Mikel Abrego (Anari), y la verdad que lo bordó. Ritmo y nervio para una banda inclasificable. Ellos son muestra del surrealismo, sus temas tanto post-hardcore como noise, con un frontman rozando la locura (en este show quizás demasiado) y una base rítmica perfecta. El concierto fue bueno, y mejor que hubiera estado si Okene no se hubiera excedido en sus peculiaridades. Sus bailes o bromas pase, pero tirar el micro y enfrentarse a un seguidor de la primera fila, quitó puntos a lo que pudiera haber sido algo épico. Quiero pensar que se trataba de teatro, que nuestro frontman bromeaba, que todo fuera debido al espectáculo, pero esta vez no todas sus acciones tuvieron la gracia habitual. Pese a todo, un placer el escucharles.

No hay comentarios: