martes, 25 de diciembre de 2012

NUNCA LA MUERTE FUE TAN AGRADABLE

8 de Diciembre. Los mayas se equivocaron, el mundo terminó ese día. El Antzoki de Bilbo se vino abajo. Estoy escribiendo esta crónica desde el otro mundo. Dicho concierto fue de uno de los grupos de culto más grande del planeta. Hablamos, como no, de Swans.

Bastante gente en la sala (aunque esperaba más), la afición se veía ansiosa por ver a un grupo que se ha vuelto a reunir, cuentan sus experiencias en vivo como algo único, y además presentando disco. Todo hacía indicar, que seríamos testigos de algo diferente, por decirlo de alguna forma. Mucho músico en la sala presenciando, quien sabe, a uno de los grupos que más le influenciaría.....


Pero antes, un tipo llamado Sir Richard Bishop actuaba como telonero. Este curioso guitarrista (bastante parecido a Alan Moore), se bastó de las 6 cuerdas para ofrecernos un "show" ameno y relajante. Presentaba disco nuevo. Sus canciones instrumentales (se masticaban diversos estilos, incluso una canción tenía un aire Ennio Morricone muy jugoso), para paladares exquisitos, resultaron originales. Durante 40 minutos presentó los temas, en silencio, con su aura de hombre misterioso, pero muy agradecido con los numerosos aplausos que cosechó. Muy grande!! Empezamos con algo tranquilo para el huracán que azotó después.


Poco tardaron los 6 protagonistas en aparecer, con Michael Gira como líder y maestro de ceremonias. Cual predicador histérico, se encargó de trasladarnos a otro mundo, más devastador que el original, y mucho más ruidoso. La banda una autentica pasada. Además del citado Gira (miembro fundador), tuvimos la suerte de disfrutar de Chris Pravdica (bajo), Norman Westberg (guitarra), Christopher Hahn (sonidos de ultratumba), y la sección percusión de Phil Puleo (batería) y Thor Harril (hombre orquesta).

Pocos temas (4-5), el concierto no llegó a 2 horas (una putada, puesto que el día anterior se decía habían llegando a las dos horas y media). Visualmente fue una maravilla. Ver a 6 músicos llevarnos en volandas de esa manera, tocando infinidad de instrumentos, y verlos tan motivados y en trance fue toda una experiencia. El volumen brutal, en momentos hasta doloroso (incluso con tapones), pero es parte de su estilo y gracia. Presentaban su último disco (The Seer).

Los golpes de los instrumentos y el volumen hacía vibrar el suelo, temiendo una masacre. Aquello fue toda una clase de hipnosis del maestro chamán Michael Gira (cada día más diabólico). Sus caras, gritos y carisma harían temblar a cualquiera. La banda increíble, todos estuvieron de cine, pero daba gusto presenciar el pique de Phil Puleo y Thor Harril (tocó infinidad de instrumentos, al parecer fabricados por el)

Como pega, y para mi lastró algo el concierto, fue su tema de media hora, con falsos finales, parecía que la agonía no tenía fin (creo que con algo menos de duración hubiera sido suficiente). Gira gritando "Sangre de Dios", como un autentico enajenado, y los músicos castigando sus instrumentos y nuestros oídos. Sin llegar a las dos horas terminaron ante el asombro de unos cuantos. Se despidieron eufóricos y muy contentos. Creo que un tema más hubiera sido una buena guinda a lo visto ese día (más teniendo en cuenta que muchos esperábamos una duración de 2 horas y media). Un tema más (o dos porque no), hubieran subido la nota de una banda que no es normal, y por eso nos gusta.

Grandes, únicos, bestias pardas. Mis oídos tardaron en reaccionar!! Escrito por Josu desde el otro mundo, un mundo dominado por Swans!!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=1TuyifiZTyU

chambertuX dijo...

Un colega mio me dijo el otro dia que se jodieron un vaso y una botella debido al volumen brutal de la musica.

josu dijo...

Pues no me extrañaría, menuda bola de sonido, por momentos pensaba k estaba en el mismísimo infierno!!! Grupo para ver en directo, grandes!!

josu dijo...

Jode The EX, como me hubiera molado verlos!!