lunes, 3 de diciembre de 2012

UN VIAJE SIN DESTINO!!!




Este evento es de hace un mes, no he podido hacer una crónica decente (problemas técnicos). Es difícil comentar un concierto después de tanto tiempo, y más tratándose de psicodelia, pero lo vamos a intentar.

La Sala Bukowski (Egia), acogía un evento la mar de interesante. Los norteamericanos Carlton Melton y Pow Pow Pows como teloneros. Cuando entramos al recinto, el cuarteto Pow Pow Pows estaba encima del escenario dándolo todo. El grupo lo integran músicos de Atom Rhumba, Green Manalishi, Vice Presidentes,...todos unos veteranos en el arte de la música. Ofrecieron un "show" más que agradable. Rock and roll con pinceladas psicodelicas (sobretodo en los solos de guitarra). No disfrutamos de muchos temas, pero los suficientes para caldear el ambiente y darnos cuenta que estamos ante una formación que hay que seguir más de cerca. Muy buenos!!

Ganazas había por disfrutar de los cabezas de cartel, un grupo que se ha convertido en uno de mis descubrimientos del año. Con músicos de los míticos Zen Guerrilla, eso si, con diferente dirección estilística se presentaban estos titanes. 3 músicos (si bien en los discos lo forman 5-6 artistas) se apañaron de sobra. Carlton Melton empezaron en silencio, tranquilos, creando unos ritmos repetitivos los cuales nos pusieron en trance. Andy Duvall (empezó sentado tocando la guitarra, pero al tercer tema cogió las baquetas y casi destruye la batería de la fuerza que imprimía), Clint Solden (bajo, si bien en el segundo tema tocó la batería) y Rich Millman (guitarrista que realizó todos los solos y efectos con una maestría envidiable).

Pues bien, los primeros 2 temas, más bien tranquilos e hipnóticos, dieron paso a unas canciones más directas, más rockeras, mas duras. La clave fue la presencia de Andy en la batería, que daba una intensidad y carisma fuera de lugar, parecía Jesucristo lleno de ácido. Temas largos, donde la psicodelia y el space rock se dan la mano. Piensa en un cruce de Acid Mothers Temple, Earthless, Moon Duo y Wooden Shjips,... y tendrás la respuesta. 

El público totalmente ido, moviendo la cabeza como verdaderos poseídos. Clint se mantenía firme y tranquilo al bajo, estático, mientras Rich se volvía loco con la guitarra, las poses y sus largas jams que tan feliz nos hicieron. De vez en cuando, bajaba de un salto del escenario y se acercaba a sus hipnotizadas víctimas. Incluso en un tema, en mitad de un solo, dejó la guitarra a un seguidor para que perlara de lo lindo, mientras el salseaba con el sintetizador.

Presentaban disco nuevo "Photos of Photos", el cual lo defendieron muy dignamente. La motivación que lograron (para tratarse de un Viernes había bastante gente) en el personal fue de aupa. Primeras filas, llenas de fans moviendo el cuello y melenas hasta agonizar. Después de un largo y agradable viaje, se despidieron entre largos y cálidos aplausos. Muy muy buenos. Esperemos verlos pronto, será buena señal.

No hay comentarios: