viernes, 14 de junio de 2013

CORTO, PERO INTENSO!!



Es difícil hacer una crónica de un evento de tal calibre, y más cuando apenas ves un retazo de lo que fue. Estaba de turno de tarde, y ya sabía de la dificultad de asistir a los conciertos, que estaban programados para las 20:30. Pero Mogambo no es precisamente el maestro de la puntualidad; sabido es que los conciertos empiezan más tarde (la anterior vez Master Musicians of Bukkake terminó a las tantas). Por lo tanto, mantuve hasta el final la esperanza de ver a uno de los nombres grandes del screamo, los italianos La Quiete.

Mediante el móvil, me fueron informando de las novedades de Mogambo. Los locales Yaw fueron los encargados de abrir fuego. Empezaron antes de mis cálculos e hicieron un set corto, pero abrasador. Los suertudos que estuvieron allí (que fueron unos cuantos) disfrutaron de lo lindo con una banda que crece a pasos agigantados. Hasta el punto de poder codearse sin pestañear con bandas que admiran (La Dispute, Touché Amoré,.....).


Salir a las 22:00, llegar a Mogambo rondando y media, mientras subía las escaleras tenía la esperanza de ver el concierto entero de los italianos, y más cuando había algo de gente fuera. Llego a la puerta y el portero no me cobra la entrada. Lo peor pasa por mi cabeza. Entro y el concierto está en pleno bullicio, con el quinteto dándolo todo, y creando un aura donde el público se mantuvo hipnotizado. Me dicen que acabará pronto, que ya llevan un rato. Por mucho que me joda, intento aprovechar el poco tiempo de disfrute concentrándome en el espectáculo, que fue mucho!!

Un vocalista que disfrutaba tanto gritando como susurrando pasajes, una base rítmica perfecta, y unas guitarras que escupían fuego y melodías a partes iguales. Pero La Quiete es actitud, y la gente responde moviendo cuellos, brazos y mirando al cielo buscando la salvación. En un tema llevan en volandas al frontman, mientras este grita de forma obsesa.

Al final tonto-tonto consigo ver 20 minutos, que ni tan mal. Los aplausos y el sudor son unánimes. Rezo para que haya más temas, pero esto se acaba, y la cara de felicidad de los asistentes lo dice todo. Yo también disfruté mucho, conciertazo, pero me dio pena perderme el comienzo. Pero así es la vida, mejor quedarse con lo bueno, aunque sea un pequeño guiño. Los fans fuimos como locos al set del "merchandising", donde camisetas, discos y vinilos volaron a una rapidez que ni Superman.


Grandiosos!! Esperemos verlos pronto!!

No hay comentarios: