lunes, 29 de julio de 2013

PELICULAS DE CULTO: MEMENTO


Leonard (Guy Pearce) es un investigador de una agencia de seguros cuya memoria está irrevesiblemente dañada por culpa de un golpe en la cabeza, sufrido al intentar evitar el asesinato de su mujer: éste es el último hecho que recuerda del pasado.

A causa del golpe, ha perdido la memoria reciente, es decir, los hechos cotidianos desaparecen de su mente en unos minutos. Así pues, para investigar y vengar el asesinato de su mujer tiene que recurrir a la ayuda de una cámara instantánea y a las notas tatuadas en su cuerpo.



Memento (2000) es una de esas joyas con poso "underground", que ganan con cada nuevo visionado. Una mezcla de thriller, noir e cine "indy", este film consagró al hoy famoso Christopher Nolan. El guión (basado en una historia de su hermano Jonathan) fue un soplo de aire fresco. Su rompedora propuesta (contar la historia del final al principio) mezclada con una dirección fresca y con garra (a la estructura narrativa, comentar el uso de "flashbacks" y partes rodadas en color y otras en blanco y negro).

Nolan nos habla de venganza, pero también de obsesión, manipulación,....tramas muy utilizadas en películas policiacas (con las que tiene más de un punto en común: el héroe, la femme fatale,...). Uno de los aciertos de Nolan (además de su ingenio al contarnos la historia) es la elección de los actores. Guy Pearce (un actor muy infravalorado) hace un papel sorprendente, llevando el peso del filme con soltura y carisma. Eso si, en trabajos secundarios, Carrie-Anne Moss, Joe Pantoliano y Stephen Tobolowsky (merecía el Oscar) lo bordan, dando fuerza a la historia, ya de por si rocambolesca.

Rompedora, innovadora, especial,...Memento supone la mirada personal de un genio (Nolan), la experimentación y talento; y una prueba de que no todo está inventado. Quizás en un primer visionado el film pueda crear confusión, pero Memento mejora como el buen vino, y las posteriores revisiones no hacen más que engrandecer una autentica película de culto.

Lo bueno es que es una de esas películas a las que le puedes pillar diferentes puntos de vista. De obligado visionado.

1 comentario:

Txubel dijo...

No esta mal