viernes, 2 de agosto de 2013

LAS CHICAS SON GUERRERAS!!


Si el Sábado de Jazzaldi fue apoteósico, lo del Domingo muy reseñable, una traca final en condiciones, una orgía sónica, donde las mujeres fueron las protagonistas, en este caso con dos artistas orientales; increíbles ambas.

Parecía que el tiempo daría tregua (luego resultó que no), y en un buen sitio, todo indicaba que veríamos algo muy especial. La primera actuación fue la de la coreana Youn Sun Nah, artista que desconocía, y de la que me hablaron maravillas. Después del concierto no me queda más que afirmar tal comentario, Youn es una diosa!!!

Su voz se cuenta entre la mas completa de la actualidad, con unos registros que casi todos quisieran, llegando a las notas más altas sin pestañear. Empezó con una balada muy emotiva, tras lo cual apareció el guitarrista (otro crack) Ult Wakenius. La versión de Hurt de N.I.N sorprendió al público, que cayó rendido a la voz y simpatía de Youn.

El concierto tuvo unos momentazos memorables, como los piques entre la cantante y guitarrista, la gran labor del acordeonista y contrabajo, y en el tema "Breakfast in Baghdad", al guitarra tocando su instrumento golpeándolo con una botella de plástico. La versión de Jockey Full of Bourbon de Tom Waits (hay que ver lo mucho que versionean a este genio), fue brutal.

Lo dicho, Youn Sun Nah nos enamoró con su voz y simpatía. Una autentica artista que nos dará muchas más alegrías.


La siguiente, la razón por la que asistí al evento; la genial Hiromi Uehara. La pianista japonesa lo volvió a bordar. Hace dos años nos asombró a todos los asistentes al Kursaal. Como en aquella ocasión vino acompañada por el bajista Anthony Jackson, uno de los grandes. En la batería esta vez, estuvo Steve Smith, todo clase y precisión.

Lo de Hiromi es de otro mundo, niña prodigio, sus dedos recorren las teclas a la velocidad de la luz. Rapidez, carisma, tacto, calidad,.....me faltan adjetivos y piropos. Su sonrisa y simpatía (siempre muy cercana al público, como la telonera Youn Sun Nah) dejaba claro que la artista nipona se estaba divirtiendo de lo lindo. En más de una ocasión logró levantar de sus asientos a toda la Plaza Trinidad, que se vio envuelta en una locura musical que hipnotizaba a raudales. Sus gregarios estuvieron fabulosos en sus instrumentos, dando cordura a las canciones y dejando recrearse a la protagonista Hiromi.

Presentó varios temas en castellano, destacar un tema que tocó en tres partes (Reality; Fantasy; Between) toda una obra maestra. Sorprende la magia que desprende esta artista pese a su juventud, lo que nos hace frotarnos las manos a todos los melómanos, por los buenos momentos que le quedan por mostrar. Tan bien estuvo el concierto, que la mayoría de gente ni se movió de su trance pese a la chaparrada que pegó hacia final del concierto.

Te quiero Hiromi!!!

No hay comentarios: