jueves, 1 de agosto de 2013

MARATON ZORN!!


Lo del Sábado en el Kursaal fue tan grandioso, que casi ni me atrevo a hacer una crónica, es imposible expresar lo sentido y vivido con un puñado de palabras. Lo cierto es, que todos los asistentes salimos extasiados, recién salidos de una montaña rusa sonora, donde el jazz más surrealista y loco nos devoró las entrañas. Un músico tan grande como John Zorn merecía traer el mejor "show" posible, y vaya si lo hizo!! 12 formaciones (donde toca o dirige, todos de su sello "Tzadik") con aroma Zorn, desgranarían varios temas (3-4) en una fiesta de virtuosos jamas vista. Al entrar al Kursaal se percibía las ganas de la afición, como sabiendo que algo grande estaba al caer.

Los primeros fueron Masada Quartet, con un Zorn muy sonriente y sus tres escuderos: Dave Douglas (trompeta), Greg Cohen (bajo) y Joey Baron (batería). Zorn acompañaba con su saxo. Los tres temas fueron una maravilla, con unos solos muy locos tanto de Douglas como de Zorn. La calidad que había en el escenario asustaba. Gracias a dios, el Kursaal parecía una clase avanzada de música (el maratón Zorn duró 4 horas y media).

Después de la gran ovación de la primera formación, aparecieron Duo Sylvie Courvoiser/ Mark Feldman. Sylvie (piano) y Mark (violín), me gustaron la ostia. La unión de ambos instrumentos, con cambios de ritmo y surrealismo para parar un tren, sedujo al público. A Mark Feldman le veríamos en varias formaciones más. Una revelación.


Los terceros tela marinera. 3 temas que volvieron loco al público. Hablo de Banquet of the Spirits, el cuarteto dirigido por Cyro Baptista (percusión), que tocó infinidad de instrumentos, la mayoría desconocidos por un servidor. Brian Marsala (teclados), Shanir Blumenkranz (bajo) y Tim Keiper (batería) lo bordaron, haciendo uno de los "shows" mas cañeros, por así decirlo. Increíbles!!

Las cuartas, quizá la formación que menos me dijo, que no quiere decir que estuviera mal. 4 chicas (Tammy, Ayelet, Malika y Sofia) cantando a capella, con su voz por bandera, creando sonidos y melodías muy originales. Cantaron 4 temas, y la verdad, fue un momento muy dulce, y quizás sirvió para apaciguar lo que llevábamos encima, y lo que nos quedaba. Mycale se llevó muchos aplausos.

Los quintos Bar Kokhba, o lo que es lo mismo el "dream team" del jazz (bueno, no fue el único), osea: Marc Ribot (guitarra), Mark Feldman (violin), Erik Friedlander (cello), Greg Cohen (bajo), Joey Baron (batería) y Cyro Baptista (percusión). Todo ello bajo la dirección de John Zorn. Pa cagarse, que calidad había en el escenario. Había que estar allí y vivirlo. Muy buenos!!


Los sextos fueron David Krakauer "Ancestral Groove". Banda liderada por Krakauer, un prodigio del clarinete, donde se explayó a gusto, con Sheryl Bailey (guitarra), Jeremy Flower (sampler), Jerome Harris (bajo) y Michael Sarin (batería) como fieles escuderos. Una locura que nos dejo exaustos. Al finalizar este concierto, se encendieron las luces y hubo un pequeño descanso, muy necesario, todavía quedaba la mitad.


Al volver, los grandes Secret Chiefs 3. Vaya bandaza, me quedé con ganas de más. Jazz, noise,...pero más cañeros que el resto. Trey Spruance (guitarra), Timba Harris (violín; trompeta), Matt Lebofsky (teclados), Gyan Riley (guitarra), Toby Driver (bajo) y Ches Smith (batería) fueron una bomba a punto de estallar. Ovación para estos genios, que el día siguiente tocarían en Miramon.

El siguiente fue Erik Friedlander, y demostró su virtuosismo al cello. 4 temas que nos dejaron sin respiración. Composiciones tranquilas y emotivas, daban paso a canciones más ruidosas y complejas. Se llevó una buena ovación.

The Dreamers, solo con ver a sus músicos, ya sabías que la liarían. Ribot (guitarra), Jamie Saft (teclados), Kenny Wollesen (vibrafono), Trevor Dunn (bajo), Cyro Baptista (percusión), Joey Baron (batería) y Zorn dirigiendo. Para mear y no hechar gota. La eterna sonrisa de Baron lo decía todo, el grupo disfrutó de lo lindo, y vimos a todos los músicos demostrando sus cualidades en sus minutos de virtuosismo, que Zorn paraba o alargaba según sus gustos. Perfectos!!

Los siguientes fueron Masada String Trio; es decir: Erik Friedlander (cello), Mark Feldman (violín) y Greg Cohen (bajo). En esta ocasión también apareció el bueno de Zorn para dirigir a sus colegas. Se sentó en el suelo y mediante gestos o movimientos ordenaba a sus pupilos. Estuvo muy bien, porque los tres tuvieron ocasión de demostrar su valía.

El siguiente fue Uri Caine, que poniéndose de espaldas al público se desmelenó con el piano. Temas donde tocó a su antojo, mezclando pasajes complejos y bellos a partes iguales. En un tema les acompañaron Baron y Cohen, casi nada.


Y la traca final, Electric Masada, madre mía, la casa por la ventana: John Zorn (saxo), Ribot (guitarra), Saft (teclados), Ikue Mori (electronica), Dunn (bajo), Baptista (percusión), Wollesen y Baron (baterías). Zorn dirigia mientras tocaba y mandaba dar más caña a Mori. En pleno éxtasis musical, todos los instrumentos sonaron infinitamente alto, creando una bola sonora que nos voló la cabeza. Terminaron el "show" ante una audiencia puesto en pie, sonriendo, aplaudiendo,....Zorn llamó a todos los músicos que participaron en el maratón, y todos en fila recibieron un caluroso reconocimiento. Cuando parecía que todo había terminado, Electric Masada vuelven al escenario para tocarse la última, una sucesión de ritmos hipnóticos, que dejan un sabor muy bueno, aunque extraño (cuando parecía que los instrumentos estallarían, o vendría la parte cañera, dieron por terminado el festival).

Otra vez, todos los músicos participantes, en fila, mientras John Zorn agradecía la complicidad del público. Una obra maravillosa, grandiosa, músicos fuera de lo común, y sí, lo digo, uno de los mejores conciertos que he visto, si no el mejor; así de claro.

GRANDES!!!



No hay comentarios: