viernes, 13 de diciembre de 2013

LOS 4 JINETES DEL APOCALIPSIS!!


El Sábado pasado nos acercamos hasta Baiona para degustar de un evento para paladares exquisitos. La mágica sala Magneto (en la cual anteriormente vimos a Mermonte), presentó una formación más que interesante. El cantante de Oxbow, Eugene S. Robinson y L'Enfance Rouge unían fuerzas en un espectáculo digno de ver y disfrutar.

Fuera hacia un frío de cojones, pero mereció la pena. Cuando entramos, había poca gente. Eso si, poco a poco los melómanos hacían acto de presencia. Pese a no llenarse hasta los topes, hubo un magnifico ambiente.

Como ya comentamos en otra ocasión, la belleza de la sala es indescriptible. Con su dinámica medieval, dota a los conciertos de un aroma exótico que tan bien pega en estos conciertos de culto. Además de eso, el sonido es más que bueno, pese a la arquitectura del recinto te pueda mostrar desconfiado.

Después de esperar un rato, aparecen nuestros 4 protagonistas. El "show" comienza.....


El trío de L'Enfance Rouge jugaba en casa, por lo tanto, tenían al público en el bolsillo desde antes de empezar el concierto. Y si a tan buena banda le añades a una bestia parda de los escenarios como es Eugene S. Robinson, todo hace indicar que vamos a ver algo único. Y así fue!!

El frontman apareció tapado hasta las trancas. Con cinta americana en las orejas (como en el es habitual), fue cantando y meneando su cuerpo a partes iguales; mientras bajo, batería y guitarra campaban a sus anchas, creando sonidos de otra galaxia. Eugene tiene carisma, presencia, actitud,...sus bailes no dejan indiferente a nadie,...hasta tal punto que la gente de las primeras filas lo intentan imitar.

La música de estos genios es difícil de definir. Se podría decir que es una mezcla del noise, post-hardcore y avantgarde. Cambios de ritmo, gritos, susurros, guitarrazos para parar un tren,....y 4 músicos poseídos como malas bestias. Eugene se iba desprendiendo de la ropa según avanzaban los temas. Nos temíamos un "striptease", pero reculó. No hacía tanto calor, al parecer!!!

¡Que corto se nos hizo el concierto!! La gente ovacionando como locos. Salieron muy agradecidos, y minutos después ante el calor del personal, volvieron a aparecer para tocar un tema más. Con la última canción locura general. Bailes, roturas de cuello, y la demostración de unos músicos que llevan el espectáculo en la sangre.

Lo visto en Magneto no tuvo nombre, bueno sí, obra maestra. Hasta otra conexión musical!!!

No hay comentarios: