miércoles, 8 de enero de 2014

BUEN INICIO DE AÑO


El primer concierto del año tuvo lugar el viernes pasado, 3 de Enero. La sala Bukowski (Egia), acogía a dos bandas que dejaron patente su calidad. Bastante público, buen ambiente  y ganas de disfrutar de dos bandas, que si bien no practican el mismo estilo, se parecen en actitud, ilusión y motivación.



Los primeros en actuar fueron los locales Hyedra. El joven quinteto demostró (pese al poco tiempo que dispuso), que su hipnótica propuesta tiene mimbres para instalarse en nuestro cerebro y hacernos viajar por distintos parajes, todos ellos de una belleza indescifrable. En tan solo 3-4 canciones (pena que no tuvieran más tiempo, pero había que respetar el horario) nos mostraron su post-rock atmosférico, deudor de bandas del calibre de Caspian, Toundra,...que logró el beneplácito de la parroquia melómana. Presentaban su primer trabajo, el E-P "Prologue", un trabajo muy emotivo que dará mucho que hablar. Temazos que provocaron aplausos por parte del público, por ejemplo en el himno "Oklahoma". Se hizo muy corto, pero lo suficiente para constatar que esta banda (con miembros de Krilin, All Became Dust, Cohen,....) nos dará muchas noches de gloria. Para escuchar su trabajo.


Después de Hyedra, hicieron acto de presencia los aragoneses Interlude, un quinteto que demostró sus tablas en directo y su fuerza escénica. Lo primero que llama la atención de esta banda es el carisma y fuerza que transmite su frontman. Los demás tampoco le andan a la zaga, y "maltratan" sus instrumentos, tocando a una velocidad no apta para cardiacos. Presentaban su último trabajo (A la deriva), el cual ya tiene un par de años. Empezaron con "La voz de los sin voz", y tema tras tema hicieron que nuestros cuellos se movieron al ritmo de su "screamo", donde nombres como Amanda Woodward, Daitrö,...venían a nuestra mente. No en vano, el grupo tiene bastantes canciones en francés. Interlude hizo un repaso a su discografía, y pudimos disfrutar de trallazos clásicos como "Suivons ravie l'inertie du monde", "El valor de otra ocasión perdida",......Actitud, sentimiento, velocidad, rabia, y temas para parar un tren (tuvieron incluso el detalle de recordar positivamente a sus teloneros). Lo malo (como en el concierto anterior), fue lo corto que se hizo el "show", debido a nuestro feliz trance y lo estricto de la hora. Para gozar más, aquí su página.


Después de los concietos, "merchandisig", tertulias melómanas y la sensación de haber sido parte de un evento inigualable. Hemos empezado bien el año!!!

No hay comentarios: