martes, 16 de septiembre de 2014

LIBROS: HORMIGON (THOMAS BERNHARD)



Rudolf quiere escribir un estudio definitivo sobre su compositor favorito: Felix Mendelssohn. Su hermana, enemiga natural de todo lo que tenga que ver con el espíritu, desprecia su esfuerzo y le anuncia su muerte. Rudolf decide irse a escribir a Palma de Mallorca. Allí recordará a una mujer y su marido muerto. Acudirá al cementerio y encontrará un lápida y, junto al nombre del marido, también el de aquella mujer un día desesperada por la presencia a su lado de la muerte. Las primeras frases de su trabajo sobre su adorado músico se mezclarán, así, con la realidad recordada y con el presente que ha irrumpido en su vida.

Intentar explicar la obra o estilo de Thomas Bernhard (1931-19899) con palabras, es harto complicado. Su estilo es único. Su manera de escribir (volviendo una y otra vez sobre la misma frase), es marca de la casa. Cualquier imitación (en los demás quedaría fatal) es imposible, pero en el, su prosa resulta ágil, fresca, directa. Está es la cuarta novela que leo (su bibliografía es muy extensa), pero queda claro que Bernhard era una especie de azote de su generación; un "enfant terrible". Sus frases punzantes van dirigidas a una sociedad que odia, y unas personas que en la mayoría considera hipócritas y sin alma. Curiosamente, su amor a la cultura (literatura, música), lo mantiene a flote. Su obra, algo infravalorada en su época, ahora consta de muchos seguidores. La influencia de su escritura se ve palpable en muchos escritores del momento. Mereció el Nobel como el que más, pero la academia le dio la espalda. Si bien no es un autor fácil (seguramente a muchos no les entre a la primera; su estilo es diferente), en mi opinión es uno de los más grandes de la historia. Así de simple!!!

No hay comentarios: