domingo, 9 de noviembre de 2014

JAZPANA PARTE 2



Si los conciertos del Viernes sirvieron de preámbulo, lo del siguiente día (25 de Octubre) fue de traca. Sin descansar lo suficiente volvimos a Beasain. En este caso había más conciertos, lo que se antojaba una dura velada, llena de grandes momentos.

Llegamos a la carpa hacia las 20:00, y Crazy Young estaban desgranando su material. Esta banda, experta en rendir tributos a grandes bandas, se encargaron de refrescarnos las canciones del gran Neil Young. El concierto fue apoteósico, imposible no tararear los grandes himnos de Young (Cinnamon Girl; Down by the river,...). Un autentico disfrute. Los siguientes fueron los zarautztarras Buffalo. El trío volvió a dejar clara su maestría a los instrumentos. Rock-jazz instrumental, donde los temazos se sucedían. Pena que parte del público no se dejó llevar por tan grandes composiciones (seguramente el hecho de que sea una banda instrumental; además de que no había gran cantidad de gente), y se quedaron en un segundo plano, al lado de la barra. Las primeras filas estaban vacías, pese a todo Buffalo es sinónimo de calidad, y Ander, Joanes y David dejaron huella (seguro que después de su concierto, más de uno les sigue la pista).

La cena fuera de la carpa nos impidió ver una parte del concierto de Beach Beach. El cuarteto, navegando entre el indie, powerpop y el rock, con unas melodías que se te pegaban al paladar, logró salir muy airoso del evento. La banda de Barcelona, muy cordial con el público, realizó un concierto muy entretenido y mantuvo en vilo al respetable. Sus composiciones, con tintes bailables dejaron al público exhausto. Eso sí, con los siguientes, Za!, la carpa se vino abajo. Edu y Pau son garantía de espectáculo. Como viene siendo habitual en ellos, golpeaban las baquetas y sonaba la trompeta a pie de publico ante una sorprendida audiencia. Surrealismo en estado puro. Subieron al escenario, y entre bromas y simpatía, ya se habían ganado a los aficionados. Su macedonia de estilos (kraut, jazz, rock, noise, electrónica...) hizo el resto. El secreto de Za! es que todo vale, su amplia paleta de sonidos, hace que no pares de bailar y sorprenderte ante tal espectáculo (donde batería, trompeta y guitarra crean un ente único), que nos transportaron a otro mundo. Una vez más, geniales!!


Sin con Za! no tuvimos bastante, It's Not Not llevaron su concierto a otro estado, aun más loco. Este quinteto, con gente de: Veracruz, Tokyo Sex Destruction, The Unfinished Sympathy, Standstill,.... puso a toda la carpa a cien, en parte, gracias a su alocado "frontman", que no paraba de moverse y cantar y animar a la peña constantemente. Cada dos por tres, bajaba a pie de pista y se mezclaba con la afición, donde no dejó a nadie indiferente. Me recordó a los cantantes de The Fucked Up o Les Savy Fav. Un concierto ameno, rápido, con nervio. Vamos, una fiesta!! Capsula siguieron el espectáculo con un concierto muy certero, una explosión de rock en toda regla. Los he visto muchas veces, pero fue la vez que más me gustaron. Martín, Connie y Guantxe se complementan a la perfección. Llenan el escenario con su dosis de rock y un carisma que no entra en el escenario. Toda la carpa llena, movió el esqueleto al ritmo de estos titanes que dejaron claro que poseen uno de los directos más apabullantes del momento. Maestros!!

Toda esta sucesión de conciertos todavía no había acabado. Los siguientes fueron Lasers, una joven banda que desconocía, pero que ofrecieron un buen directo. Pop, electrónica,...ritmos bailables. Resumiendo: fiesta. El personal, disparando los últimos cartuchos a modo de movimientos frenéticos. Si no tuvimos bastante con los bailes en Lasers, la traca final con Dj Coco fue de órdago. Dos horas de música, donde estaba prohibido estarse quieto. Un fantástico final para un festival que nunca defrauda.

Larga vida al Jazpana!!

No hay comentarios: