martes, 2 de diciembre de 2014

LA MEJOR!!



20 de Noviembre. Kursaal. Donosti. Somos testigos de uno de los conciertos más grandiosos que ha parido madre. Sharon Jones & The Dap Kings nos ofrecieron una autentica exhibición, donde maestría y diversión se fundieron en una sesión mítica (una epopeya que cuentas a tus nietos). Pero vayamos por partes (será difícil trasladar lo vivido en esta crónica):

Hacia las 20:15 nos acercamos a la Sala Kursaal, donde se presiente, viendo la cantidad de aficionados, que veríamos algo grande. Mucho ambiente, una sala repleta, y ansiedad. Tenía ciertas dudas sobre el estado físico de Sharon Jones, debido a su reciente enfermedad. La cantante apareció bastante más delgada y con el pelo corto, pero de energía anduvo sobrada, yo diría que con más garra que nunca. Eso sí, tuvimos que esperar un poco para ver y disfrutar a nuestra querida diva.

Con una sala deseosa de marcha, aparecieron The Dap-Kings. Uno de los músicos hizo de maestro de ceremonias, y nos incitó a levantarnos de los asientos y a mover el esqueleto. Desde el primer tema no nos dieron tregua. La banda tocó varios temas. Ya se habían metido al publico en el bolsillo. Después presentaron a las coristas (Saundra Williams y Starr Duncan, es decir, "The Dapettes"). Tuvieron su momento cantando tres temas, donde demostraron un chorro de voz inmejorable ( o eso creía yo). Puesto que después salió la hiperactiva Sharon para demostrar galones. Es la jefa y lo demostró desde el principio. "Retreat" puso a todo el mundo a cien. Es sorprendente el talento de Sharon Jones. A su impresionante voz, que juega con los tonos con una facilidad pasmosa, hay que añadir su carisma y nervio en el escenario. Sus bailes son antológicos. Su simpatía y sonrisa hacen el resto. No para un puto segundo, y aprovecha cada instante para incitar al personal y transmitirle sus ganas de vivir. Puede ser por haber sentido la muerte de cerca, pero parece que la cantante está en un momento más positivo que nunca, cantando con una rabia nunca vista. Se podría catalogarla como una James Brown con faldas. Los aplausos y ovaciones estaban al orden del día.

Nos pasamos practicamente todo el concierto de pie, menos en algún tema lento que aprovechamos para descansar. Como anécdota, comentar el hecho que Sharon agarró a un aficionado de la primera fila, lo subió al escenario y bailó con el. Lo hizo con un par de personas, pero el momento cumbre fue cuando en un tema, animó a las chicas a bailar, y subieron un montón de ellas, animadas por la banda, y se marcaron unos bailes para la posteridad.

La banda presentaba disco ("Give the people that they want"), en el cual se basó en gran medida el "show". Eso si, pudimos escuchar temas clásicos como "If you call me" o "Every beat of my heart" (por citar dos). Fue una velada que rozó la perfección, donde disfrutamos de unos 20 temas. Después de la canción "100 days, 100 nights", la banda abandona el escenario, pero la ovación de gala les hace salir de nuevo. Después momentazo, donde gran cantidad de "fans" se mezclan con los músicos y se ponen a bailar. Terminaron con el tema "Stranger to my happiness", en un momento muy alocado. Una autentica fiesta, Un canto a la música y la vida.

Después del concierto, "merchandising". La gran Sharon Jones apareció para saludar al respetable. Nosotros no la vimos, puesto que no nos dejaron entrar de nuevo para saludar a la gran artista que es Sharon Jones, y su banda!!

Larga vida, y volver pronto!!

No hay comentarios: