miércoles, 4 de febrero de 2015

LECCION MAGISTRAL!!


30 de Enero. Día lluvioso, de esos que te hacen quedarte en casa a no ser que haya una urgencia. Pues sí, la hubo. Ni más ni menos que nos visitaba Chris Brokaw. Para los menos melómanos indicar que Brokaw fue integrante de dos de las bandas más geniales de los 90. Codeine (fue batería) y Come (guitarra y voz), son sus grupos más conocidos, pero ha sacado disco con Geoff Farina (Karate), incluso ha salido de gira con el. Eso sin contar con la infinidad de músicos que ha colaborado. Pues bien, a eso hay que añadirle una gran carrera en solitario. Tratándose de semejante mítico, la cita era obligada.

Nos dirigimos a Le Bukowski (Egia), y al llegar vimos que todavía no había mucha gente. Hicimos algo de tiempo y volvimos a la media hora. Entrar y al poco comenzó el telonero. Kim Fastics es un músico de Zaragoza que nos ofreció una sesión muy emotiva. El concierto tuvo dos partes. En la primera desgranó temas con su guitarra y su voz angelical. Musicalmente nos recordó a The Tallest Man on Earth. Temas tranquilos, emocionantes, personales. A mitad del concierto Chris Brokaw subió al escenario y se tocaron un tema juntos (temazo, por cierto). Después de esa canción, Kim dejó la guitarra y se dedicó a cantar, mientras de su portátil salían ritmos y bases. Esta segunda parte me gustó menos, pero fueron temas originales. Una grata sorpresa que recibió una gran ovación (para cuando empezó la actuación se fue llenando el bar).




Como plato fuerte Chris Brokaw, todo un músico de culto, que en mi opinión no ha recibido la atención que merece. En el primer tema, parecía que tendríamos un concierto algo surrealista (por como distorsionaba la guitarra), pero en gran medida fue un concierto tranquilo, muy intimo. Brokaw se mostró muy cordial y simpático con el público, comentando anécdotas (muy bueno el momento de que de joven leía mucho a Bukowski, en clara relación con el bar) y bromas que hicieron del concierto algo más puro. Los temas se sucedían mientras las caras de asombro de los aficionados inundaban el recinto. Himnos como "Crooked", "In the woods",...para un público que se ganó desde el primer guitarrazo. Si bien no paró en ningún momento, el concierto se hizo corto. Pero el maestro demostró que el sólo con su voz y guitarra, se basta y se sobra para hacer disfrutar a un público con ganas de rock.

Un genio, hasta otra Chris!!

No hay comentarios: