lunes, 11 de mayo de 2015

QUE BARBARIDAD DE CONCIERTOS!!


7 de Mayo, Jueves. Nos dirigimos a Biarritz, donde en su prestigiosa sala Atabal tendría lugar un evento del copón. Sin haber un llenazo exagerado, hubo muy buen ambiente. Dos de los conciertos se hicieron en el bar, mientras que el otro tuvo lugar en una especie de jardín, al aire libre. Pero vayamos por partes:

Cuando llegamos, el primer grupo comenzó su propuesta. El joven grupo de Baiona Coldust fueron los encargados de encender la mecha. Rock alternativo, ramalazos metaleros, melodías sin cesar,.....los chavales lo hicieron muy bien. El cuarteto mostró mucha actitud, donde se mostraron muy motivados y consiguieron trasladar su buen rollo al público. Me recordaron por momentos, salvando las distancias, al grupazo Thrice, del cual no esconden su influencia. Presentaron su E-P y dejaron muy buen sabor de boca.


De la zona del bar, sin salir fuera del recinto, nos dirigimos a una especie de jardín, donde Romain Baudoin asombró a todo el mundo. El sólo, con un instrumento que ha creado (parece que se llama Torrom Borrom) contra el mundo. Es difícil explicar el instrumento y lo increíble de su sonido, pero la originalidad estuvo presente en todo el concierto. La música, con una base "drone", creaba atmósferas y sonidos que bien podrían estar en cualquier banda sonora. Lo ideal era dejarte llevar por las composiciones de este artista, que cuajó una actuación mágica, especial. Habrá que seguirle de cerca, porque músicos tan diferentes y necesarios como el, hay pocos. Pena que no hubiera nada suyo en el "merchandising".



Y para terminar, la traca final. El grupo que mas esperábamos, la razón por la que decidimos acercarnos al Atabal. El cuarteto francés, Totorro, dejaron la sala patas arriba. Pese a no cantar, se escuchan de vez en cuando unos bellos coros, dentro de su amalgama de estilos (math-rock, post-rock, emo, tropical...), donde los temas están repletos de cambios de ritmo. Maestría, actitud, carisma, fuerza,...cuando los instrumentos suenan, es imposible no caer rendido a sus melodías, ritmos frenéticos, y motivación. Disfrutan y hacen disfrutar. Su concierto se basó en gran medida en su disco "Home alone". 45 minutos (que supieron a poco) de éxtasis, donde el grupo se ganó al publico desde el primer segundo. Una pena que no sean más conocidos, puesto que calidad y clase les sobra. Una barbaridad de grupo y una autentica exhibición en vivo. No se que más añadir,....así, uno de los conciertos más grandes que he visto!! Grandes Totorro!!!