jueves, 29 de octubre de 2015

KAOM FEST: EXITO ARROLLADOR!!


El pasado Sábado, 24 de Octubre disfrutamos de un festival alucinante. Hablamos, de la primera edición del Kaom Fest, un festival organizado por Gure Bazterrak y Keep and Open Mind. ¿La verdad? No les podía haber salido un festival mejor. Impresionante lo vivido, que será difícil trasladar en palabras. Pero lo intentaremos.

Los conciertos tuvieron lugar en Zarautz, concretamente en el precioso gaztetxe Putzuzulo. Sin tener llenazo, se animo bastante gente. Había buen ambiente y ganas de presenciar buena música en vivo. Los primeros en abrir la veda fueron Giranice. El quinteto de Orio trasladó su post-rock emotivo ante una rendida audiencia. No cantan, pero sus instrumentos ya dicen demasiado. Las armonías se pegan a nuestra mente y te dan ganas de cerrar los ojos y dejarte llevar por su personal mundo. Como dato curioso, la vida que les da el uso del violín (desmarcándose de otras bandas post-rock), añadiendo más calidad a su propuesta. Imposible no emocionarse ante composiciones como "Sub Rosa" o "Bnako Zen", que en vivo ganan en intensidad. Lo dicho, un buen inicio de festival.

Los segundos fueron Petra, a priori los más diferentes en cuanto a estilo, pero en mi opinión no desentonaban en dicho festival. Lo suyo es la psicodelia escuela Wooden Shjips o Can, creando grandes momentos en bucle que nos hipnotizaron e hicieron movernos al son de su propuesta. 2 guitarras, bajo, batería y teclado. Su música, si bien cantan en algunos temas, es normalmente instrumental, y los temazos que ha creado esta banda son como para quitarse el sombrero. No en vano, mas de un melómano que no los conocía alucinó con ellos. "Autopista", "Basamortu", "Agadez".... himnos como para parar un tren. Petra, una de esas bandas que merece más atención. Tiempo al tiempo.

Después del concierto hubo un parón para cambiar instrumentos y demás. Faltaban las 3 bandas inglesas.



Cuando volvimos al gaztetxe, el tercer grupo ya estaba tocando. El trío de Liverpool fue una de las sorpresas de la noche; sobretodo para mí, que apenas le había escuchado. Hablo de Alpha Male Tea Party, una banda de math rock que puso patas arriba Putzuzulo. Era imposible no moverse ante los frenéticos ritmos de estos locos, que se pasaron todo el concierto motivando al personal. Tienen dos discos increíbles, y dejaron patente su pericia en los instrumentos. Su simpatía caló hondo, sobretodo el carismático bajista, que comentaba continuamente cosas e incitaba a la gente a moverse y darlo todo. Para cuando me di cuenta terminó el concierto, con la sensación de haber presenciado a unos putos genios.

Cleft fueron los siguientes en tocar. Nos pusimos en primera fila y la gozamos con las locuras de Dan (guitarra) y John (batería). Sus intermitentes cambios de ritmo nos dejaron sorprendidos, incluso lo heavyes que sonaron en ocasiones. Había momentos que me recordaron a Pneu y bandas del estilo. Además de su talento a los instrumentos, demostraron mucha simpatía y sintonía con el público, agradeciendo después de cada canción. Una autentica apisonadora, muy grandes!!
Y como traca final, Axes. Vaya concierto que se cascaron estos bestias. Los temazos están fuera de toda duda, pero vaya ritmo frenético. No pararon en ningún momento, y se mostraron muy motivados en todo momento. Lograron transmitir al público su fuerza y locura, y pusieron a la gente a cien por hora. "Fleetwood Math", "Junior",....los himnos se sucedían uno detrás del otro. Además del hechizo que sufrimos por su parte, añadir la facilidad con la que tocaban; mucho nivel!! Terminaron el concierto y el público rendido pedía más, estábamos al borde de la locura, necesitábamos más canciones. Al parecer tenían 5 minutos más y lo aprovecharon para reventar Putzuzulo con sus cambios de ritmo, melodía pegadizas, descaro y actitud. Lo más, no digas math rock, di AXES!!

Después de los conciertos hacía falta reposar la mente y comentar lo que habíamos visto y vivido durante el festival, que fue mucho y muy bueno!! Un autentico éxito. Solamente queda agradecer a la gente que lo hizo posible, y rezar para que el siguiente año tengamos una segunda edición.