jueves, 17 de diciembre de 2015

BUENO, PERO CORTO!!


El pasado 7 de Diciembre fuimos testigos de una descarga sobrenatural en Dabadaba (Donosti). Fue la fiesta del"hardcore". Si bien no vimos a todas las bandas, disfrutamos de unas sesiones vibrantes, en una sala, que casi hizo "sold out". Muy buen ambiente por lo tanto, en Dabadaba.

Nos acercamos a la sala un poco tarde, después de cenar, y nos dijeron que la primera banda, Keep Diggin ya había tocado. Una pena, puesto que queríamos ver como tocaban en vivo. Los segundos estaban en el escenario. Hablo de los locales Adrenalized, joven banda que pese a su edad, llevan bastantes años como grupo (recuerdo habreles visto hace unos años, creo que con Strike Anywhere, A Wilhem Scream,...). Cada vez suenan mejor, más compactos. Su hardcore melódico se pega en tu cerebro y te hace mover el cuello como un autentico poseído. Buen concierto de este cuarteto que lo dio todo en presencia de conocidos, amigos y seguidores.

Backtrack fue una autentica apisonadora. El quinteto se ganó al respetable desde el primer segundo. El "frontman" de los norteamericanos motivó a toda la sala con sus continuos movimientos, garra y carisma. Puso a toda la primera fila en volandas. Los "circle-pit" eran marca de la casa, y sus temazos una barbaridad. Lo malo, lo poco que duró el concierto. Poco más de media hora que se hizo corta, muy corta. Eso sí, aquí hay una gran banda, que habrá que seguir muy de cerca.


Los míticos Bane aparecieron ante una afición ansiosa. La banda del cantante Aaron Bedard entró en combate desde el primer segundo. Los temas fueron sonando sin un momento de respiro. La banda lo dio todo, pero me pareció atisbar en Aaron cierta preocupación o enfado. El publico se le echaba encima, sobretodo cuando les ponía el micro para que gritaran. Fue un concierto emotivo, puesto a que Bane es uno de los nombres grandes del hardcore norteamericano. Fue un concierto corto (estos estarán acostumbrados a tocar en festivales con 5-6 bandas, y hacer sesiones cortas) y la verdad es que media hora más se hubiera agradecido. Cuando más la estábamos gozando la banda se despidió. Ovación, aplausos, toda la sala pidiendo más temas......y cuando parecía que se había terminado, volvieron a entrar. Eso sí, no se estiraron mucho, pues tocaron un tema más.

Buen festival, con un ambiente sobresaliente, conciertos magníficos, aunque nos quedamos con ganas de escuchar y ver más. Una pena, otra vez será!!