domingo, 22 de mayo de 2016

PARTE DE LA HISTORIA (GRANDES BOSS Y SU E-STREET BAND)





17 de Mayo, fecha marcada en el calendario. El gran Bruce Springsteen y su E-Street Band visitan Donosti. La última vez que vinieron no asistí, pero la anterior sí, y fue un espectáculo digno de recordar. 3 horas de directo frenético, lleno de grandes temas y gran ambiente. The Boss es un valor seguro. No hace falta que seas un gran "fan". Yo no conozco gran parte de su discografía, me parece un gran artista que tiene muy buenos temas, pero estos temas, en vivo cobran otra dimensión. Además, dos días antes triunfó en Barcelona, tocando 3 horas y media. La expectación era máxima.

A las 18:20 ya estábamos en el campo cogiendo un buen sitio. La bebida exageradamente cara (como es habitual en estos megaconciertos), y la gente, ansiosa, se aproximaba al campo deseosa de que empezara el espectáculo. A las 21:05 más o menos, Bruce y su banda hicieron acto de presencia, ante una rendida parroquia rockera, y los temas empezaron a sonar sin respiro alguno. "Working in the highway", "No surrender", "Sherry darling", "Fire",.....A veces Bruce se acercaba al público (sobretodo para saludar a los más jovencitos; que había muchos), y cogía los carteles (donde ponían temas que querían que la banda tocara; o simplemente frases ingeniosas sobre el grupo). El Boss no paraba ni un segundo, con el micrófono en la mano, mientras las cámaras no le perdían la pista ni por asomo. Motivado como siempre, cuando tocaba la guitarra, veíamos a una especie de dios que nos iluminaba con su voz y carisma. Es increíble la facilidad que tiene para transmitir energía al personal. 43.000 personas se rindieron a su directo y su entrega.

"The River", "Point black", "Waitin'n on a sunny day" (muy emotivo, puesto que Springsteen se acercó a una niña que tenía un cartel y que pedía cantar el tema; y el mito no se lo pensó dos veces. Cogió a la niña en brazos y lo subió al escenario. La niña lejos de acobardarse, cantó el estribillo con la estrella). Muy buen rollo, y los móviles no dejaban de trabajar. Fotos, videos, instantáneas mágicas de una noche mágica. La banda, como no, cumplió su labor con creces. Gran parte del éxito se debe a estos maestros, que demostraron su valía a los instrumentos y a los coros. El Boss tiene las espaldas bien cubiertas con dicha formación.

"Because the night", "The rising" (menuda bomba de canción), "Thunder Road",...las horas pasaban en esta entretenida exhibición de la banda. El grupo no paró ningún momento. Si bien Springsteen se mostró bastante conversador, no aburrió a las masas con palabrería barata. Se limitó al directo y en emocionar a sus seguidores. La traca final fue de órdago. "Born in the USA"(muy coreada); "Born to run", "Glory days", "Dancing in the dark",......3 horas y media de concierto. Menudo pasada. Pues bien, la banda seguía a lo suyo. Nosotros teníamos que madrugar y parecía que el concierto no tenía fin. Cuando parecía que habían terminado, hubo tiempo para tres temas más. "Twist and Shout" (de los Beatles, que lo cantó todo el estadio), Bobby Jean, y "This Hard land" en versión acustica. 3 horas y 45 minutos, lo nunca visto.

La banda se fue ante una impresionante ovación (muy merecida), y nos fuimos todos con la sensación de haber sido parte de la historia de una de las bandas más grandes del planeta. Así de claro. Los que hayan presenciado alguna vez el directo de Bruce Springsteen and The E-Street Band lo podrán corroborar.

Grandes!!!