viernes, 9 de septiembre de 2016

KUTXA KULTUR: VIERNES, 2 SEPTIEMBRE


2 de Septiembre. El festival Kutxa Kultur tuvo lugar en Igeldo. Nos depararían dos días de frenéticos conciertos. Por cuestiones laborales aparecí bastante tarde a la primera jornada. Si a ello le sumamos los exagerados precios, la mala organización y el tema del chip (había que meter dinero en un chip para pagar los tragos y comida), tenemos un inicio nefasto de dicho festival. Eso sí, centrémonos en los conciertos, que es lo importante.

El Viernes solo presencié 3 conciertos. Para empezar, y de que manera, nos pusimos bastante adelante para ver a uno de nuestros grupo fetiche. Berri Txarrak son una apisonadora, así de claro. Desde el primer minuto repartieron cera. La inmensa multitud que se congregó en Igeldo, disfrutó de lo lindo de un grupo que nunca aburre. Con su inmensa discografía, siempre se dejan joyas, pero lo que tocan es puro sentimiento, y lo que transmiten es difícil de explicar con palabras. Actitud, nervio y orgullo. Berri demostraron su valía en vivo, y una vez más, dejaron patente que son uno de los grupos más importantes del momento. "Ikasten", "Denak ez du balio", "Oreka", "Iraila", "Bueltatzen", "Bigarren itzala", "Lemak, aingurak", "26 segundutan",.......para acabar con "Poligrafo bakarra". Sobresaliente, y no les hizo falta tirar de su "hit" central (Oihu). Muy orgullosos de vuestra música. Aupa Berri!!!

Después nos acercamos al otro escenario y vimos un poco de Corizonas. Para los que no conozcan a la banda, decir que son músicos de Los Coronas y Arizona Baby, casi nada!! Rock de calidad y buen rollo de unos musicazos que se ganaron al público con su música y simpatía. El frontman, cantante de Arizona Baby, es un artista que realiza unas conversaciones llenas de humor. Porque la música es eso, pasártelo bien, y en tema de diversión Corizonas son los reyes.


El tercero en discordia fueron Bloc Party, grupo que me volvieron loco con sus dos primeros discos, y que luego les fui perdiendo la pista. En parte por sus devaneos electrónicos, y sus cambios de formación (solo quedan los dos guitarristas). Kele es un frontman con fuerza, pese a moverse poco. Deslumbrado me dejó su batería, menuda pegada!! La verdad es que disfruté del concierto, en parte porque sonaron sus clasicazos; "Like eating glass", "helicopter", "Song for clay", "Hunting for witches", "positive tension",......pese a todo me hubiera gustado escuchar "The prayer". Sin habernos vuelto locos, me pareció un concierto entretenido que tuvo momentos brillantes y de añoranza. Algo corto en mi opinión, pero bailamos lo nuestro, y eso hoy en día es mucho.

Sin más dilación nos fuimos, que el siguiente día nos tocaría presenciar más conciertos.