miércoles, 18 de julio de 2018

BBK LIVE 2018


12 de Julio. Gracias a unas invitaciones que conseguimos, nos dirigimos al prestigioso festival de BBK Live. En un principio el cartel no me llamaba demasiado (nada que ver con sus comienzos), pero siempre se encuentra algún grupo de interés. Cuando llegamos, tocaban Nunatak (una de esas sorpresas), una joven formación que tenía en vilo al público, que se sabía las letras y cantaba con devoción. El sexteto de Murcia realizó un buen concierto, donde su "líder" demostró sus dotes con una voz prodigiosa. Rock, indie, pop,....para todo buen seguidor de bandas como Vetusta Morla y derivados, eso sí, con identidad propia.

Me llevé un buen chasco cuando me enteré que Anteros no eran el grupo de postmetal de Barcelona. La verdad que no pegaban mucho en el cartel, pero yo ya me había hecho a la idea que eran ellos. Pagamos la fustración llendo al escenario Firestone....

y disfrutando de una joven formación llamada Cecilia Payne. Este cuarteto, con músicos de Leun en sus filas realizó un potente "show" que me dejó transpuesto. Destilaban estilo y desparpajo. Jugaban en casa y se les vio con ganas. Había bastante gente disfrutando de esta banda, que a base de guitarrazos ganó más de un "fan" a la causa. Sus amalgama de influencias derivó en un brutal concierto que fue de lo mejor que vi.


Después King Gizzard & the lizard wizard, uno de esos grupos que no puedes perderte en vivo. La putada fue, que coincidía con Borrokan, otra de esas bandazas que merecen un visionado. Al final nos decidimos por los Australianos, a los que no habíamos visto nunca. Y vaya locura!! 7 músicos dándolo todo. El año pasado sacaron 4 albumes de golpe. Ellos van a los suyo, tan pronto tocan rock, como psicodelia como pop, le dan a todo, eso sí, en directo cobró más potencia, puesto que los músicos salieron megamotivados (uno incluso con una camiseta de Slayer, que ya habla de sus intenciones). Pues eso, fue una locura que disfrutamos mucho. A esa hora ya se veía muchísima gente, eso que quedaban muchas bandas todavía.

Al acabar el bolo, fuimos a cenar, y nos perdimos el directo de My Bloody Valentine, pese a que desde el jardín donde estábamos cenando se oía algo de ruido procedente del grupo. Mucha gente salió escopeteada del "shoegaze" de la banda, aunque otros quedaron hipnotizados por su ruidismo. Una pena no haberlos visto aunque sea un poco, pero decidimos quedarnos esperando el concierto de The XX (grave error).

Para empezar, tardaron un montón en aparecer. Estuvieron un buen rato preparando el escenario, y para cuando el trió inglés (del que no soy muy fan, pese a que tienen varios temas de mi gusto) apareció ya estábamos desganados. Eso sí, el inicio fue esperanzador, incluso incitaron al baile, pero todo quedó en un sueño, puesto que el bolo fue aburrido a más no poder. Temas que parecían todos el mismo, y estáticos como estatuas (sabíamos que no eran la alegría de la huerta, pero no me transmitieron nada), eso unido al cansancio que teníamos, acabó con un concierto apático, y nosotros yendonos antes de que acabará el concierto. No podíamos con nuestro cuerpo.

Así acabó nuestro BBK. Saliendo del recinto hacía el bus para volver a casa. Una pena, puesto que nos perdimos a David Byrne, The Chemical Brothers,......pero bueno, algo se vio, y más sabiendo que entramos por la cara. Hasta el siguiente concierto!!!

No hay comentarios: